«Si una persona sale de la cárcel con un boleto en la mano y sin un plan va a volver a delinquir»

Entrevista a Santiago González, Director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior.

Santiago González
Foto Vanni Gonzo

El Director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior aseguró que, con el Plan Dignidad, hay un «antes y un después» en el sistema penitenciario. Dijo que la modalidad del trabajo en las cárceles es una innovación que traerá muchísimos beneficios no solo para la población reclusa, sino también para la sociedad en su conjunto. En entrevista con LA REPÚBLICA, habló de los cambios que se han introducido desde el 1º de marzo de 2020 y de su gestión en este período.

Hablemos del Plan Dignidad en el sistema carcelario. ¿Qué objetivos persigue, qué balance hace hasta este momento?

Yo creo que el Plan Dignidad es un antes y un después para el sistema penitenciario. No por lo visto hasta ahora sino por los pasos que vienen direccionándose para, también, tener en un quinquenio un sistema penitenciario distinto, moderno, con una vocación de trabajo, con un Estado inserto dentro de las cárceles, con la visión puesta en el aprendizaje del oficio, del trabajo dentro de las cárceles de todo el país, con la posibilidad de bajar la tasa de reincidencia. Nosotros antes de arrancar, recorrimos todas las unidades penitenciarias del país.

Y obviamente que el escenario era, salvo algunas unidades que se habían construido hacía poco, unidades chicas del interior, y con el formato de la triple P, de la unidad 1, las cárceles más importantes del país. Yo creo que se han dado pasos históricos. Para poner un ejemplo, en los primeros 4 meses de este año, por la plantación, primero de las 28 hectáreas del año pasado y este año vamos a plantar unas 110. En esos primeros 4 meses, el INR gastó en comida, en la comida básica de la olla que sale de la tierra que es papa, boniato, zapallo, zanahoria y cebolla, 2.200.000 pesos menos. Eso es, está ahí, es algo visible.

¿Con qué panorama se encontraron, teniendo en cuenta que se venía de una administración del Frente Amplio?

La verdad, un panorama muy, muy complicado, desolador. Sí, se hicieron algunas obras, en algunas unidades, que se construyeron en el interior. Está la famosa cárcel de Punta de Rieles, triple P, que es un capítulo en sí mismo que nosotros la recibimos ya construida.

Es una cárcel para cerca de 2.000 privados de libertad. Pero si uno va al corazón del sistema penitenciario, llegar al Comcar y ver tres módulos, que pueden ser incluso 4, pero el 3, 10 y 11 totalmente destruidos, donde había por lo menos 1.800 privados de libertad, con las rejas totalmente rotas, donde la gente salía de noche, a rapiñar, a pelear, a robar a otros módulos, a traficar droga.

Nosotros atrás del módulo 10 y 11 sacamos cerca de 30 camiones de basura. Eso era lo que había. Ahora, la situación cambió. Hoy hay dos invernáculos construidos con el PNUD, que trabajamos con Juan Miguel Petit (Comisionado Parlamentario). Hicimos dos invernáculos ahí y uno en Canelones. Encontramos una cárcel de Canelones con un módulo 2 indignante. Destruido. A partir del 1º de marzo de 2020 nosotros recibimos 1.880 personas durmiendo literalmente en el piso.

Con los 11.700 presos que había en ese entonces. Eso suponía que uno debía rehabilitar a personas que dormían en un piso húmedo, muchos sin colchón, con celdas que ya estaban superpobladas y rotas. Totalmente rotas. Lo primero que planteamos fueron varios ítems dentro del Plan Dignidad. Uno de ellos era la reparación de los distintos módulos.

No podemos empezar a pensar en rehabilitación si no tenés seguridad. Y sin seguridad no hay educación, porque tenés problemas, tampoco había tratamientos de adicciones, es decir, no hay posibilidad de que esa persona tenga un tratamiento distinto cuándo está boqueteada la celda, cuando la reja está rota y salen, cuando está roto el sapo para la planchada, cuando no hay patio. Nosotros encontramos módulos donde hacía muchísimos meses que los privados de libertad no salían.

¿Cómo poner en marcha una gestión en un contexto como el que usted describe?

Los trabajadores del INR, policías y operadores penitenciarios, se rigen por órdenes ministeriales. Y los directores del INR también. Lo que nosotros quisimos con el ministro Larrañaga, que ahora continúa con el ministro Heber, es poner un foco sobre la cárcel.

Porque nosotros estamos convencidos, que lo que hagamos en el sistema penitenciario, y no hay que ser Einstein para decir esto, es lo que va a terminar pasando en el barrio. Como yo tengo un doble rol, que trabajo en los barrios y trabajo en cárceles, ese doble rol tiene muchísimos puntos de contacto.

Es más, dentro del plan Frío Polar que el Ministerio del Interior sale a apoyar al Mides, uno se encuentra con gente que sale. En Uruguay, salen entre 500 y 600 personas privadas de libertad por mes, y hay un alto porcentaje que, lamentablemente, termina en situación de calle. Entonces, nosotros teníamos que empezar a pensar, cómo involucrábamos al Estado de una manera mucho más eficaz, eficiente y profunda, de lo que se venía haciendo.

Entonces, salimos a buscar al Estado. No a una parte, sino a todo el Estado. Al día de hoy, está trabajando el Mides. ¿Para qué el Mides? El Mides tiene que ser un hilo conductor, porque si hay una persona en situación de calle, que salió de la cárcel, tenemos que saber de dónde viene, a dónde va, cuándo va a salir de la cárcel. La finalidad del trabajo del Mides tiene que ser saber qué estamos haciendo con esas personas, qué es lo que les podemos dar como opciones al salir, qué contención, el acercamiento con la familia, que también trabaja la Dinali (Dirección Nacional de Apoyo al Liberado).

La Dinali tiene un proceso que es algo más chico. El Mides es una gran estructura nacional, que nos puede dar una mano en todo el país, para una pequeña, para una primera experiencia laboral. Para capacitación en algunos casos, para un refugio cuando la gente que sale está en situación de calle. Entonces, el Mides está instalado hoy en el Comcar y en cárcel de Mujeres. Pero la idea es que esté en todo el país.

Además del Mides, ¿qué otra dependencia está involucrada en el Plan Dignidad?

Todo el Estado. Nosotros venimos hablando y dialogando, Venimos firmando convenios de trabajo y de capacitación, en cada departamento con cada intendencia. Así como lo hicimos con todos los ministerios. El Ministerio de Ganadería, por todo el tema chacras; al igual que las intendencias; Ministerio de Trabajo, por un plan de trabajo, de dignidad laboral a las personas privadas de libertad que hoy por hoy, por el absurdo, si Van Gogh cayera preso, no puede vender cuadros.

A ver, ¿cómo es eso?

Porque no existe una forma de hacerlo. Como nosotros si fabricamos ladrillos no los podemos vender a nadie. Entonces hay ingeniería, tanto legislativa como de acuerdo y de convocatoria al público y también a los privados, que no se realizaba, que no participaban. Y que es imprescindible.

¿Cómo vamos a pensar un sistema penitenciario si no hay un tratamiento real de adicciones y de salud mental? Entonces estamos trabajando desde el año pasado, con el profesor Henry Cohen (uno de los tres coordinadores del GACH), obviamente que en eso la pandemia nos ha jugado una mala pasada, por la presencialidad. Para empezar a trabajar el tema de adicciones.

Entonces, tenemos algunos dispositivos. Uno en Canelones, que es un grupo de la Dinali, de adicciones, que hizo convenio con nosotros y está trabajando. Son 7 u 8 personas, que van a Canelones a trabajar con personas privadas de libertad. Por otro lado, tenemos capacitación de pares que se hizo durante todo el año pasado. Henry Cohen tiene las clínicas ECHO, que en EEUU trabajan en cárceles presencialmente. Las clínicas ECHO en general, son para cualquier otra enfermedad, teleclínicas.

En esto se hacen las teleclínicas para la capacitación, pero en territorio la idea es que se trabaje presencial con los privados de libertad para batir un problema enorme que tenemos como sociedad, pero mucho más en nuestras cárceles, que es el tema de las adicciones. A una infinidad de cosas, no solo la pasta base. Pasta base, pastillas, alcohol, escabio, lo que haya. Entonces, sin algunos pilares que sean educación pero con una proximidad muy necesaria al oficio.

Sin un trabajo que tenga la posibilidad de que en ese tiempo donde uno estuvo preso tenga la posibilidad de levantarse todos los días a trabajar. Para aportar, incluso, a su familia. Para uno salir con una capacidad que pueda reinsertarse. Sin la posibilidad de lo que uno hace, trabajar y vender hacia afuera. Que es en lo que estamos también en la rendición de cuentas. Sin un tratamiento de adicciones, nadie puede ser una persona adicta y salir de la cárcel y conseguir un trabajo.

Mencionó a Cohen, uno de los coordinadores del GACH. ¿Qué papel jugó el grupo asesor?

Es que nosotros nunca trabajamos por el GACH, yo a Henry lo conozco en sí por gastroenterólogo. Por amigo. Por otras cosas de la vida. Se juntó con Larrañaga en su momento, dijo «mirá, yo estoy en esto en las clínicas, estaría bueno». Puso todo su equipo a disposición, arrancando por él.

Tuvimos muchas reuniones, acá, con la dirección del INR, con los directores de las unidades, puso gente de él, conferencias en todo el país. Es un hombre, con una enorme sensibilidad. Yo lo he hablado mucho con él. Él hace muchísimo por el país y hay que estarles muy agradecidos a las personas como él. Nosotros seguimos trabajando a través de este instrumento, de esta herramienta que venía de antes del GACH, porque ya se trabajaba, hace 4 o 5 años creo que están las clínicas acá.

¿De qué se trata ese trabajo?

El trabajo es capacitación de pares en adicciones y que esos pares junto con profesionales nuestros, privados de libertad, que también quieren ayudar, y quieren salir puedan trabajar en unidades. Y en eso se está trabajando y mucho, con un equipo en el INR, que viene trabajando muy bien. Hay otro equipo que está trabajando en el centro del pre egreso, que terminamos de inaugurar hace unos pocos meses.

Dijo que la Rendición de Cuentas incluirá la posibilidad de que el recluso pueda ofrecer y vender el producto de su trabajo.

Sí, nosotros veníamos trabajando de diciembre del año pasado con el ministro Pablo Mieres, tuvimos un primer encuentro. De esa reunión surgió un grupo de trabajo entre la Dirección Nacional de Empleo y el INR, donde un surgió un primer articulado. ¿Por qué? Porque el privado de libertad no puede vender. A partir de ahora, la gente puede vivir, puede vender, puede tener una clientela.

Entonces, puede tener una pequeña empresa, que facture, que él pague, pague sus aportes jubilatorios cuando vende. Que tenga la posibilidad de que al salir, continuar con esa empresa, continuar con la clientela. Puede generar un ingreso que le vaya para su familia y que lo recupere cuando salga. Alguien, que puede ser un costurero, un talabartero que trabaja en cuero, un carpintero que trabaja en madera, que hace herrería, que hace lo que sepa hacer.

Que lo pueda vender para afuera, cosa que el día de hoy no sucede. Todos los trabajos que tenemos son trabajos internos. Nosotros fabricamos el año pasado 150 mil ladrillos, no los podemos vender. Solamente los podemos utilizar internamente. Sí tenemos una bloquera del Estado nuestra. Este es un modelo de trabajo dentro de las cárceles para que el privado de libertad no esté en su celda, acostado y pase así meses y meses. La rendición de cuentas incluye este mecanismo.

Este mecanismo, ¿permitirá asociaciones, por ejemplo, entre reclusos?

Pueden asociarse hasta 5 personas. No puede tener personal a cargo. O sea no puede contratar un privado de libertad. Esto es novedoso, no existe en el mundo. Esa figura lo que le va a permitir al privado de libertad, es que dentro de las unidades realmente haya más lugares donde poder trabajar porque el privado de libertad va a poder vender, recomprar material, que es lo que muchas veces falta. Porque hacen maravillas con muy poquita cosa. Y que eso es un aprendizaje de un oficio.

¿Qué tipos de trabajos se realizan?

Bueno, hay diversos trabajos. Hay trabajos muy básicos como fajinado y ranchero, hay un alto porcentaje que trabaja o estudia. Lo que nosotros queremos es que el trabajo, sea un trabajo de calidad, que le dé una oportunidad de capacitación. Estamos haciendo una cantidad de otras cosas que le permitan salir, con algo para arrancar. Para tener un plan A y un plan B.

Si una persona sale de la cárcel con un boleto en la mano y sin un plan va a volver a delinquir. Si es adicto y no tiene plan va a volver a delinquir. Ahora, si nosotros pudimos incidir en algo, y él tiene un plan A y un plan B, bueno, aunque sea tiene la posibilidad de optar. Y si eso lleva un acompañamiento y dónde ir y dónde arrancar y por dónde arrancar la cosa y un pequeño emprendimiento y ganarse su dinero… tenemos chance de que esa persona no vuelva a delinquir.

«Antes del 1º de marzo de 2020, el comisario no podía hablar con los vecinos»

¿En qué consiste su tarea como Director de Convivencia?

La Dirección de Convivencia, en la interpretación que tuvimos con el ministro Larrañaga, es un puente entre la sociedad y el ministerio. Nosotros tenemos unas 20 personas trabajando todo el día. En contacto con los grupos de vecinos. Yo tengo mucha recorrida a nivel de barrios. Tomo dos o tres días para ir a instituciones, para ir a ONG, para ir al barrio. Más allá de las reuniones puntuales que pide el vecino.

Le toma el pulso a la sociedad de alguna manera. ¿Cómo estamos en materia de seguridad?

En muchos casos estamos bien. Obviamente, que siempre falta. En la seguridad, el perfecto nunca está. No sé si en algún lado del mundo es. Creo que estamos bastante bien. Que hay presencia policial, pero ahí también hacemos una cuestión que es muy importante, es el acercamiento del Ministerio a ellos.

Entonces, voy con el jefe de zona, voy con el comisario, o con el jefe de policía según la reunión que sea, con el directo de la policía. Lo importante, es que antes del 1 de marzo del año 2020, el comisario no podía hablar con los vecinos. Hoy estamos todos obligados a hablar con todo el mundo. Lo pidió el Presidente de la República, el ministro Larrañaga, el ministro Heber. Todos a salir a la cancha. Porque entendemos que en esa cercanía, en esa proximidad, el error es mucho menor.

Estamos mucho más cerca de la realidad. Y aunque nos falte mucho, lo primero que nosotros queríamos hacer cuando arrancamos el 1 de marzo del año 2020, era que el crecimiento de la canasta de delitos se frenara. Y poder empezar a bajarla. Y lo frenamos y lo empezamos a bajar sistemáticamente, mes tras mes, y lo continuamos bajando. Y eso no es un milagro.

Es una forma de presentarse la policía, del accionar de la policía y de cambios en la forma de patrullaje, Hay delitos. Yo tengo la estadística diaria, como tenemos toda la dirección. Pero uno va a hablar con la gente y dice «hay mucha presencia policial». Y eso es un espaldarazo, también, al accionar del jefe de Policía, ni que hablar del ministro, del jefe de zona, del comisario, que están permanentemente en territorio.

¿En materia de narcotráfico?

Y ahí cambió radicalmente el trabajo de la policía con la creación de la brigada departamental. Porque la brigada departamental ataca algo que no se atacaba, que es el microtráfico, que es la boca. El reclamo del vecino es la boca. En la cuadra abre una boca, la boca en sí misma ya está mal, pero empieza a haber muchos más problemas. Porque empiezan a haber robos cerca de la boca, para comprar pasta base.

Porque la clientela precisa consumir y precisa consumir cerca. Entonces, empiezan a haber otra cantidad de delitos, empieza a haber gente que no son del barrio, problemas que no pasaban nunca. Entonces se transforma en un foco. En ese foco lo que estamos haciendo es cuadruplicamos la cantidad de allanamientos, el cierre de bocas.

Estamos trabajando que el cierre sea físico, sea poder tapiar lugares que son penosos. En eso también está el ministro Heber. Venimos trabajando con los fiscales, el jefe de policía viene trabajando muy bien, la brigada viene trabajando realmente bien.

De hecho tenemos 2000 presos más. Los 2000 presos más, nosotros hicimos una cantidad de trabajo y la justicia lo mandó preso. Y ese número, no es que fueron a golpear la puerta de una cárcel para pedir pensión completa. Es porque la policía fue, llevó adelante un procedimiento y la justicia entendió que tenía que mandarlo preso.

¿El allanamiento nocturno puede ser una herramienta útil?

Lo hemos planteado y está el ministro Heber en eso, y, obviamente, es una herramienta muy importante.

«Yo trabajo todo el día»

Se lo ve muy activo, acompañando operativos de distinto tipo.

Yo trabajo todo el día. Todo lo que me da el día, en definitiva. Porque hay muchas de las cosas, también, que llegan por teléfono. Grupos de vecinos, que pasó tal cosa, que robaron, que hay una boca. Es un contacto diario con policías, con el jefe de policías, con jefes de zona. Los temas carcelarios son temas más estancos, salvo un problema… Si hay un homicidio yo voy.

Pero después en el funcionamiento lo dirige el director del INR. Yo soy asesor del ministro y hago mucha cosa. Pero quien dirige cárceles es Luis Mendoza, que lo hace además muy bien. Tengo mucho contacto con problemas de vecindad, problemas de inseguridad, problemas de barrios complicados. Me llega mucha información. Trabajo mucho con unidades de víctimas de violencia, unidades de víctimas de fiscalía. Lo que no hago es decir con quién trabajo o a quién voy a ver por un tema de protección a la persona.

Larrañaga: «Me gustaría que esté orgulloso de nosotros»

Es inevitable preguntarle por el exministro Larrañaga. Usted estuvo muy cerca de él.

Y bueno, es alguien a quien quiero mucho, la verdad que lo quiero mucho. Es buena parte de mi vida, de la vida política toda y de mi vida en general de una gran parte. Extraño mucho los mensajes, las llamadas. No suena el teléfono, es complicado. Creo que quienes crecimos en política con él, crecimos trabajando de la manera que te decía recién, yo trabajo todo el día. Pero no es que trabaje todo el día solamente porque yo creo que es así. Me crié al lado de alguien que sentía la vida de esa manera. Y ta. La vida continúa.

¿Qué le dejó?

A mí me quedan cosas maravillosas. Yo ayer estaba en casa y me dieron ganas de poner una tonta reflexión pero… a mí me gustaría que esté orgulloso de nosotros. La verdad, me encantaría. Y es lo que me pregunto. Si estará orgullo de nosotros. Se fue un tipo que hizo un bien fenomenal al país y al partido, porque no medía cuánto daba.

Daba todo. Un tipo de un diálogo de puentes que construyó, que poca gente conoce, a veces, porque se quedaba con el tipo duro y atrás de ese tipo duro había un buenazo que daba todo por nada. Y en definitiva, tuvo cientos de reuniones con todo el sistema político para lograr cosas para el país no para él.

Porque en definitiva, a él terminaban pasándole la factura más grande. Y no le importaba. Y creo que de esas personas, al país le faltan muchas. No aparecen cada poco. Aparecen cada mucho. Y se ganó el respeto del país con su liderazgo y sus renunciamientos. Yo lo extraño, lo extraño mucho. Pero le doy gracias a Dios y a la vida de haberlo tenido en la mía. Por eso hay que muchas veces celebrar la vida antes que sufrir la muerte. Yo celebro la vida que tuve con él, la muerte es transitoria.

1 Comentario

  1. Santiago,
    Quien te puso en ese cargo.
    Sos lo mas cercano a un molusco que existe en la escala animal.
    Lo mas incompetente y vulgar de uruguay.
    En lo que concierne la incompetencia estas a la par con el petiso surfeador!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales