Solá: «Argentina quiere preservar un matrimonio» con Brasil

El canciller de Argentina, Felipe Solá, criticó la postura de Brasil e indicó que la "hostilidad" de su accionar "mataron las negociaciones".

Felipe Solá
Foto: Portal Oficial / Argentina

El canciller de Argentina, Felipe Solá, aseguró que desde su país se intentan mantener las relaciones con Brasil, pese a su forma de actuar. El jerarca acusó al país amazónico de mantener «actitudes hostiles» que «mataron el debate» entre países.

«Argentina está actuando como alguien que quiere preservar un matrimonio, pese a lo que los otros hacen», afirmó el diplomático en relación al Mercosur, en una entrevista que publicó el medio brasileño O Globo.

Las diferencias entre países tiene lugar en la discusión sobre la reducción del arancel a las importaciones. Actualmente es de un máximo del 35% y en promedio aplicado alcanza el 12%, mientras que a nivel global es del 5.5%.

La postura de Brasil busca disminuir esta tasa hasta que llegue al 10%. Sin embargo, Argentina se mantiene reacia a esta medida y pide rebajas moderadas y selectivas.

Sin discusión

Solá criticó al ministro de economía de Brasil, Paulo Guedes. Para el argentino, el funcionario brasileño mantiene una rigidez en las negociaciones en el seno del bloque. Asimismo, recalcó que la reducción de dicho arancel no ayudará a bajar los precios brasileños, sino que puede aumentar el desempleo e impulsar un cierre de empresas.

«Brasil defiende reducir la TEC (arancel de importaciones) sin tener mecanismos de control del impacto de esas medidas sobre sectores productivos de nuestros países, no tiene en consideración la opinión de su industria y de la industria de los países», apuntó Solá.

En cuanto a las relaciones entre Brasil y Argentina desde que asumió el poder Fernández, Solá aseguró a que el corte en el debate entre socios comerciales responde a la «visión económica» y «actitud» de Brasil.

«Con Brasil no hay debate, conversaciones entre ministros, debates académicos, entre empresarios, sindicatos, debates frescos, todo eso es impensable. Es como si la sociedad no existiese. Las actitudes hostiles mataron el debate», afirmó.

«Nunca pensamos que eso podría suceder. Después nos fuimos acostumbrando y finalmente la única cosa que queríamos era no ser insultados. Nos acostumbramos a negociar a pesar de las circunstancias y continuaremos intentando negociar. Si el ministro Guedes quiere negociar con nosotros estamos abiertos. Si se quiere imponer sin negociación, eso es otra cosa», concluyó.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo