Suposiciones y realidades sobre la situación en torno a Ucrania

Ucrania reino unido

En las últimas semanas el tema deuna “posible invasión rusa” contra Ucrania se encuentra en el centro de atención delos círculos oficiales, medios de comunicación, politólogos y expertos internacionales. Lamentablemente los comentarios y análisis de la situación se hacen principalmente de manera subjetiva y unilateral sobre la base de la opinión de las agencias de información occidentales. Con esto se guarda silencio o se hace caso omiso sobrela posición oficial del Gobierno Ruso hacia todo lo que está ocurriendo.En este sentido,creo que el público uruguayo merecetener acceso a la información más objetiva y auténtica para poder sacar sus propias conclusiones.

En primer lugar, es importante señalar que la situación actual en el sureste de Ucrania debido a diferentes insinuaciones sigue siendo tensa y preocupante. Al mismo tiempo, hay señales contradictorias: mientras desde Washington se transmiten voces alarmantes y se ha comenzado la evacuación de parte de su personal diplomático en Ucrania, los portavoces oficiales de Kiev llaman a la calma por no existir amenaza de guerra.

Pero la esencia del problema no se limita con la situación alrededor de Ucrania, sino se trata de la arquitectura de seguridad europea en general. Después de la desintegración de la URSS en 1991 ya pesar de las promesas otorgadas por Washington al término de la “Guerra Fría”, fuimos testigos deuna expansión sin precedentes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)hacia las fronteras de Rusia. Desde entonces la alianza militar dirigida por EEUU ha integrado en sus filas 14 nuevos países, en cuyos territorios se construyenlas bases militares y se desplieguen los modernos sistemas de ataque. Como destacó el Presidente Vladimir Putin, no es Rusia quien está colocando misiles cerca de las fronteras estadounidenses, sino es EEUU quien está en las puertas de nuestro país con sus armas ofensivas. Las solicitudes reiteradas de no poner misiles de ataque frente a nuestra casa se consideran por Washingtoncomo una exigencia excesiva… Más aun,hay intensiones claras de incluir a Ucrania en la OTAN para poder desplegar en su territorio los misiles de ataque con tiempo de vuelo mínimo hasta la parte central de Rusia. Este paso puedagenerar amenazas inadmisibles para nuestra seguridad y provocar serios riesgos militares para todas las partes implicadas, hasta un conflicto de envergadura en Europa.

Lamentablemente nuestros socios de la OTAN han olvidado (o ponen cara de no recordar) de los compromisos, asumidos por ellos mismos, con respecto a la indivisibilidad de la seguridad en el Euroatlántico y en todo el espacio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Este principio por primera vez fue refrendado en el Acta Final de Helsinki y luego fue revalidado y reforzado en la Carta de París para nueva Europa en 1990 que reza: “La seguridad de cada uno está indisolublemente vinculada con la seguridad de los demás”. En 1999, en la cumbre de la OSCE en Estambul se aprobó la Carta de la Seguridad Europea en la que se recalca que “los Estados partes no reforzarán su seguridad a costa de la seguridad de otros Estados”.

En este contexto en las últimas semanas se realizó una serie de negociaciones sobre las garantías de seguridad entre la Federación de Rusia y los miembros de la OTAN. La Parte Rusa entregó a consideración de EEUU y la Alianza Atlántica sus propuestas que se basan sobre los documentos oficiales aprobados por los mismos jefes de los países occidentales.Partiendo del principio de que cada país tiene derecho a elegir las alianzas, pero también se ve obligado a garantizar su seguridad de forma que no ponga en amenaza la seguridad de cualquier otro país,Moscú insisteen refrendar jurídicamente el acuerdo sobre el no despliegue por EEUU y otros miembros de la OTAN de sistemas de armas de ataque en el territorio de los países fronterizos de la Federación de Rusia.

En cuanto a Ucrania nuestro país no está interesado en conflicto militar y menos invadir este país vecino. Como señaló en varias ocasiones el Canciller Ruso Sergey Lavrov, Rusia no tiene planes de atacar a Ucrania y no ha amenazado ni una sola vez al pueblo ucraniano, pero regularmente oyelas amenazas en su contra de parte de EEUU. A pesar de los esfuerzos de Moscú de desescalar la tensión entorno a Ucrania los países miembros de la OTAN hacen todo lo contrario. En el Occidente se desató una verdadera histeria antirrusa. Según la Portavoz de la Cancillería de Rusia Maria Zakharova, el objetivo de esta campaña mediática es crear un “telón de fondo” informativo para preparar provocaciones a gran escala, inclusive de carácter militar, que pueden tener las consecuencias más trágicas para la seguridad regional y global.

Nuestras preocupaciones se confirman por la continua militarización del territorio ucraniano. Pese a la intención de contribuir al arreglo pacífico del conflicto declarada por EEUU y sus aliados, ellos siguen suministrandoa este país grandes cantidades de armas. Tan solo en los últimos meses Washington envió a Ucrania varias decenas de sistemas de misiles antitanque Javelin. Según los representantes del Pentágono, desde 2014 hasta finales de 2021, EEUU suministró la ayuda militar a Ucrania por un valor de 2.500 millones de dólares. En 2022Washington planea gastar unos 300 millones de dólares más para estos fines. Al mismo tiempo, Gran Bretaña también ya envío a Ucrania en los últimos días, según un cálculo aproximado, unas 460 toneladas de armamento, inclusive sistemas de misiles antitanque portátiles.

Las autoridades ucranianas perciben tal ayuda como “carta blanca” para llevar a cabo la operación militar en Donbás. Las Fuerzas Armadas de Ucrania no dejan de bombardear a los habitantes civiles del Este del país, mayoría de los cuales son rusos y tienen la ciudadanía de Rusia. Según los datos de la Misión Especial de Observación de la OSCE, después del Año Nuevo, el número de violaciones del régimen de alto el fuego ya superó tres mil. Como mencionó Canciller Sergey Lavrov, los países occidentales quierenencubrir la política de sabotaje total de los Acuerdos de Minsk por parte delas autoridades ucranianas que rechazan de cumplir las recomendaciones hechas en la reunión en el formato de Normandía celebrada en París en 2019 y se niegan a reanudar el diálogo directo con las Repúblicas de Donetsk y Lugansk cuya población se opuso al golpe de estado en Ucrania, realizado en 2014 con el apoyo occidental. Al mismo tiempo, Kiev intenta presentar a Rusia como parte de conflicto que no corresponde a la realidad.

En vez de emprender intentos de entender cuáles son las causas de la guerra civil que continúa ya por octavo año consecutivo y tratar de arreglar el conflicto interno en Ucrania, militaristas internacionales actúan de forma cada vez más destructiva y antirrusa, empujando a Kiev a dar pasos agresivos. De otro modo no se puede interpretar las cada vez más frecuentes maniobras no programadas de EEUU y sus aliados en el mar Negro. Los aviones de los países de la OTAN, incluidos los bombarderos estratégicos, con regularidad realizan vuelos provocativos y hacen maniobras peligrosas al lado a las fronteras de Rusia lo que obliga a nuestro país a reaccionar con rapidez ante estas acciones hostiles conforme con las reglas internacionales. Al mismo tiempo, los miembros de la OTAN no dejan de exigir que nuestras tropas regresen a los cuarteles, mientras declaran que lo que pasa en el territorio de la Alianza Atlántica, inclusive el traslado de las tropas estadounidenses a Europa, es asunto interno de los países de la OTAN. Un doble rasero es evidente…

Quisiera destacar otra vez que Rusia, como ya han expresado reiteradamente los representantes oficiales de nuestro país, no tiene ni intereses, ni deseos de empezar una guerra con Ucrania lo que confirman laspropuestas rusas entregadas a EEUUcon el fin de reducir la confrontación militar y desescalar la tensión en Europa.En esta situación es importante calmar las pasiones, evitar declaraciones y comentarios precoces e impensados, dejando a los diplomáticos hacer su trabajo serio e importante. Todos quieren la paz y estabilidad que se puede y debe lograrse por consecutivos esfuerzos conjuntos.

Andrey Budaev

Embajador de Rusia en Uruguay

3 Comentarios

  1. Por lo visto el que escribe de «devolver Crimea a Ucrania» es un «comunista tapado».
    Solo un comunista puede defender al comunista Kruschev que le regalo a Ucrania la historica Crimea rusa, sin consultar entonces a sus habitantes. En 2014 fue al revés, se consulto a la población que consta de 80% rusos.
    Claro que la devolvieron, a sus verdaderos dueños !!
    Y gracias a este medio, que por lo menos una vez, muestren el otro lado de la moneda.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.