Según explicó el psicólogo Luis Carrizo de CPU

“Tenemos que generar educación emocional a la comunidad”

Todos los 10 de octubre se celebra el Día de la Salud Mental. Para conocer detalles de la salud mental en pandemia y el post que actualmente vivimos, Diario La R entrevistó al secretario General de la Coordinadora de Psicólogos del Uruguay (CPU), Luis Carrizo.

¿Qué se entiende por el concepto de Salud Mental?

Cuando hablamos de salud mental tenemos que hablar de la integral y del bienestar como concepto. Para la Coordinadora de Psicólogos del Uruguay (CPU) y también para la Organización de Naciones Unidas (ONU), la salud y el bienestar son conceptos multidimensionales que no se reducen a la ausencia de una enfermedad mental tal o cual, sino que tiene que ver con un estar en el mundo en condiciones de bienestar integral, donde entra lo psicológico, psíquico y social. Por eso, se pone tanto énfasis en la atención primaria, en la prevención y en el estímulo al bienestar.

Eso para nosotros es muy importante y ya se trabaja en la Ley de Salud Mental número 19.529 con esa perspectiva. Hemos conversado con la anterior coordinadora residente de Naciones Unidas, Mireia Villar, al respecto de la salud mental y de cómo el sistema de la ONU trata este tema de manera integral y promueve en el día a día de las personas el bienestar en todas sus dimensiones.

¿Cuál es el objetivo del Día de la Salud Mental?

El Día de la Salud Mental, que se celebra cada 10 de octubre, tiene como cometido reflexionar acerca de la importancia de la salud mental desde un punto de vista integral. Más aún en este año, en el que se está en la salida de una pandemia mundial como la del Covid-19. Se quiere generar una sensibilización especial a la comunidad internacional y en cada uno de los países acerca de los efectos de la pandemia sobre la salud mental de las personas.

Ellas han sido estudiadas en investigaciones a nivel internacional y también en nuestro país con el estudio denominado Salud Mental en Uruguay en Época de Covid-19, realizado por de la Red de Investigación en Ciencias Sociales para enfrentar las secuelas de la pandemia (RISEP).

¿Cómo se ha afectado la salud mental en esta pandemia?

Si bien la pandemia ha afectado de forma genérica a toda la población por cuestiones sanitarias, socioeconómicas y de distanciamiento social, hay algunos segmentos de la población más sensibles, según las investigaciones, que son los adolescentes, jóvenes, personas de tercera edad y las que presentan capacidades diferentes.

La misma ha generado secuelas en la población que repercuten en mayores niveles de ansiedad, depresión, violencia, violencia intrafamiliar, además de un aumento en las conductas suicidas. Es decir, hubo más intentos de autoeliminación en 2020, que en 2019. Las cifras son muy reveladoras en ese sentido.

¿Se ha notado un incremento en las consultas?

Por supuesto que sí. Lo descrito anteriormente tiene un efecto directo en las consultas, pero también lo tiene en las condiciones que impuso la Emergencia Nacional Sanitaria, ya que modificó la modalidad de asistencia. Pasó a ser a distancia mediante teléfonos y plataformas. 

Para poder lograrlo, los profesionales tuvieron que actualizarse a nivel tecnológico para poder dar respuesta a la creciente demanda. Se generó un cuello de botella muy importante ya que había mucha demanda, pero el personal de salud no estaba suficientemente capacitado para poder atenderlo a través de esos nuevos mecanismos, sin la consulta presencial.

¿Qué hicieron desde CPU para contribuir a mejorar esa situación?

Nuestra institución contribuyó con el programa que denominamos «Solidaridad Responsable». En él realizamos la capacitación de equipos técnicos de salud mental en territorio con la Red de Atención Primaria (RAP) Metropolitana de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).

La misma se basó en capacitarlos en teleasistencia en cuatro dimensiones: tecnológica (cómo se hace), clínica (cómo se trabaja por allí), ética y jurídica. Estas hasta el momento no las tenían los profesionales de nuestro país. Esto lo hicimos porque se instaló una modalidad totalmente novedosa de asistir a una demanda creciente, donde nosotros teníamos que inventar la forma para responder a esas necesidades.

¿Qué es lo que más se destaca del informe Salud Mental en Uruguay en Época de Covid-19?

Una de las cosas que más se destaca en el informe es que la necesidad de pedir ayuda fue muy alta durante la pandemia. El salir a buscar ayuda por sentirse deprimidos y ansiosos, pero no siempre se daba ese paso para pedir ayuda.

Allí hay algo que tiene que ver con la educación emocional. Es decir, tenemos que educar a nuestras comunidades en identificación de síntomas tempranos propios de ansiedad y depresión para que haya menos tabú y se pueda tener una alerta más temprana de cosas que pasadas el tiempo se complican cada vez más. Un factor muy importante es saber identificar qué cosas duelen en el campo emocional, afectivo y psíquico.

¿Qué se estima para esta época de post pandemia? ¿Algunas afectaciones que vinieron con la pandemia se van a poder revertir?

El campo de la salud mental es uno de los que está llamado a tener una secuela importante. Por distintas razones se instala en el campo emocional, afectivo y comportamental, determinadas situaciones de malestar que tienen que ser gestionadas de manera profesional que no pueden desatenderse. Quizás las rutinas cotidianas vuelvan a ser similares a las anteriores, pero han quedado secuelas más duraderas en lo emocional.

Eso tenemos que atenderlo. Tenemos que tener dispositivos, programas de seguimiento y de monitoreo de las afecciones emocionales y las condiciones de vida. Eso pasa también por esa educación emocional a la comunidad que tenemos que generar permanentemente con alertas tempranas, con encuentros y redes. Allí hay varias estrategias a seguir.

LA CLAVE:

“Hay que aprovechar este 10 de octubre para generar mayores alertas. Nuestra percepción es de preocupación y de mucho compromiso de las psicólogas y psicólogos para trabajar en las secuelas de la pandemia en la salud mental”

Luis Carrizo – Secretario General de la Coordinadora de Psicólogos del Uruguay (CPU)

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos