Tradiciones de celebración del Año Nuevo en Rusia

El festejo del Año Nuevo es una de las fiestas más queridas en nuestro país. Tiene una historia interesante y algunas particularidades.

El Emperador Pedro el Grande propuso en 1699 a los habitantes de Rusia celebrar el Año Nuevo. Aquel año se emitió el decreto por el cual anualmente en la noche hacia el 1 de enero (calendario juliano) todos los ciudadanos del país celebraban la llegada del Año Nuevo. Las festividades populares duraron 7 días. En estos días en el centro de Moscú, cerca del Kremlin, disparaban los cañones y las entradas de casas se decoraban con ramas de abetos y enebros. Ya en aquellos tiempos antiguos era común decorar los Árboles de Año Nuevo con las figuras de madera, nueces y una gran variedad de dulces. 

De esa forma se celebraba el Año Nuevo durante varios siglos hasta la Revolución de 1917 cuando las celebraciones del Año Nuevo fueron prohibidas. Solo en 1937 la tradición fue reactivada y en 1947 el 1 de enero fue declarado día feriado. Desde entonces los días feriados evolucionaron y gradualmente se convirtieron en verdaderas vacaciones que en Rusia en actualidad duran hasta 10 días.

Por más de 300 años los rusos celebran el Año Nuevo, y durante este periodo al evento se sumaron diferentes costumbres, tanto europeas o estadounidenses como nativas rusas (soviéticas). Ded Moroz (Abuelo Hielo), quien es una versión modificada de Santa Claus, se convirtió en el símbolo clave de la fiesta. Ded Moroz tiene su asistente – una niña de nieve Snegúrochka. Anualmente a partir del inicio de diciembre esta “pareja” visita distintas fiestas en jardines infantiles, escuelas, colegios y casas particulares. Los niños bailan en ronda alrededor de Árboles de Navidad, recitan poesías, cantan y reciben preciosos regalos de Ded Moroz. Allí reina la atmósfera de una verdadera fiesta. Otro símbolo importante del invierno ruso y de las fiestas del Año Nuevo es el hombre (muñeca) de nieve. Adultos y niños los hacen en patios, calles y plazas, tiran bolas de nieve y bailan en ronda. 

En Rusia es habitual celebrar el Año Nuevo en familia, con parientes cercanos y amigos íntimos. La preparación a la fiesta dura todo diciembre. En este periodo las vitrinas de las tiendas están decoradas de manera especial que transmite espíritu festivo navideño. Las calles y plazas principales de casi todas las ciudades rusas se disfrazan con enormes abetos e iluminación brillante. 

El 31 de diciembre es el día de preparación más importante. Este día la gente pretende terminar los quehaceres incumplidos, devolver todas deudas, arreglar la casa, decorar el Árbol de Año Nuevo. Como regla, la decoración del Árbol de Año Nuevo es una tradición obligatoria, y de costumbre de eso se encarga toda la familia – niños y adultos. Se considera que empezar el año nuevo sin haber resuelto los problemas del año saliente trae mala suerte. “Cómo comienzas el Año Nuevo, así lo pasarás”, dice el refrán más popular. 

La celebración del Año Nuevo comienza con la despedida del Año Saliente. Normalmente a las 22:00 la mesa está servida, la gente está vestida de ropa solemne, en todos los canales de televisión se transmiten conciertos y largometrajes favoritos de los rusos. La gente conversa sobre los acontecimientos del año vivido, hace balance de lo sucedido y desean unos a otros multiplicar los logros y alcanzar nuevas metas. Hay tradiciones que con razón se consideran rusas: en la mesa tienen que estar la champaña, la conocida ensalada Olivier (o ensalada rusa) con papas, cebolla, zanahoria, arvejas, trozos de pollo o salchichas, “arenque en abrigo” y mandarinas. La mesa del Año Nuevo tiene que ser abundante, es otra creencia popular.

La fiesta comienza con el discurso del Presidente de Rusia y las campanadas del reloj principal de la Torre del Kremlin. Normalmente la ponencia dirigida a los ciudadanos de la Federación de Rusia comienza a las 23:55 y se transmite por los principales canales de radio y televisión. El Jefe de Estado hace balance de los acontecimientos más importantes del año, señala los objetivos principales para el futuro, expresa los mejores deseos para compatriotas en Rusia y el extranjero. 

Precisamente a medianoche comienzan las campanadas del Kremlin. En este momento la gente abre las botellas de champaña, hace brindis y pide deseos. Se cree que el deseo solicitado en este momento especial seguramente se cumplirá. Algunos logran escribir su deseo en una hoja de papel, quemarla, disolviendo la ceniza en una copa de champaña, y tomar el contenido. Se cree que de este modo se garantiza el cumplimiento de todos los deseos. En cada hogar sigue la fiesta y alegría: la gente baila, canta, emprende diferentes juegos. Muchos salen a las calles y plazas, lanzan fuegos artificiales y se divierten. 

Como ven, la celebración del Año Nuevo en Rusia tiene su propia historia y tradiciones. El Año Nuevo es una buena oportunidad de reunir a toda la familia alrededor de una mesa grande y esto es especialmente valioso. Es la oportunidad de decir a la gente cercana las palabras más importantes de amor y amistad y a esto no se puede poner el precio. Sean generosos con sus palabras y acciones, esto les traerá suerte en el Año Nuevo!.

Andrey Budaev

Embajador de Rusia en Uruguay

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Opinión