Un gimnasta coreano ganó en salto y un chino en anillas

Liu Yang proporcionó a China su primer oro en gimnasia en estos Juegos Olímpicos al imponerse en la final de anillas, por delante de su compañero You Hao y del campeón de Río de Janeiro 2016, el griego Eleftherios Petrounias.

Liu Yang, que ganó en este aparato el mundial de 2014 y dominó la Copa del Mundo de las dos últimas temporadas, se situó fuera del alcance de sus rivales con 15,500 puntos, la suma de una alta dificultad de 6,500 y una ejecución casi perfecta de 9.

You Hau repitió la final que ya disputó en Río y mejoró cuatro posiciones, hasta la segunda (15,300), mientras que Petrounias volvió a subirse al podio aunque dos escalones por debajo de hace cinco años (15,200).

La gimnasia china no había aprovechado hasta ahora en Tokio la ausencia en las finales de grandes rivales como Simone Biles o Kohei Uchimura para hacerse con algún título.

El brasileño Arthur Zanetti, campeón en Londres 2012 y subcampeón en 2016, se atrevió con un ejercicio de dificultad 6,500 que no logró sacar adelante con limpieza y ocupó el último lugar de la final (14,133), la tercera de su brillante historial olímpico.

Más tarde, el gimnasta surcoreano Shin Jea-hwan, sin historial en grandes competiciones pero habitual esta temporada en los puestos de privilegio en las copas del mundo, se apuntó el concurso de salto, empatado en puntos con el ruso Denis Abliazin pero por delante en la clasificación por la mayor dificultad de sus ejercicios.

Shin obtuvo una nota media de 14,783 puntos con sus dos intentos, igual que Abliazin, y ambos por delante de los 14,733 de otro especialista en esta disciplina, el armenio Artur Davtyan.

A un paso del podio se quedó el filipino Carlos Yulo (14,716), que en 2019 dio a su país su primer título mundial de gimnasia, en suelo, y hoy pretendía añadir una primera medalla olímpica. El brasileño Caio Souza acabó octavo y último (13,683).

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna