LR Editorial

Un GPS para entender el Mercosur hoy (2ª. parte)

A la opinión jurídica del excanciller Opertti que publicamos ayer, sumamos hoy un contexto plural de declaraciones políticas y gremiales.

José Mujica afirmó: «estoy de acuerdo con el gobierno en la lucha por mejorar en los términos de intercambio». Pero aclaró no estar dispuesto a pelearse con algún vecino.

«Siempre nos va mal. Tengo conciencia de nuestros límites. Hasta que hable la Cámara de Industrias de San Pablo «no le creo mucho al gobierno brasilero». ¿Pelearse con Argentina? «No es negocio. Seis años nos puso una tranca que no venía ni el loro».

Para el analista Álvaro Padrón «el gobierno se está dejando usar en función de una ecuación interna de Brasil. Los países y las regiones no están con los brazos abiertos esperando que Uruguay se saque de encima el Mercosur, el mundo va hacia una lógica de regionalización. El planteo del gobierno les sirve a los exportadores de materias primas y perjudica muchísimo a los sectores industriales de valor agregado.

La baja del Arancel Externo Común unilateral del Mercosur, que es lo que propone Brasil, y la flexibilización de la negociación, debilitan mucho la transformación de nuestra región en términos de valor agregado y eso solo se puede hacer con fuerza, con tamaño y sin poner en riesgo la continuidad del Mercosur que es la quinta economía del mundo». Sin embargo la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) expresó su respaldo al presidente Lacalle Pou.

Porque «no hace más que recoger las inquietudes de todo el sector empresarial, donde la apertura de mercados, la inserción internacional y la flexibilización del comercio exterior es el único camino para aumentar las exportaciones, captar inversiones y generar empleo genuino.

También para la Cámara Nacional de Comercio y Servicios «la definición de la política de comercio internacional es un componente clave en una estrategia de crecimiento de la economía que se sostiene en miles de micro, pequeñas y medianas empresas que son la base de la economía».

Para Marcos Soto, decano de la Escuela de Negocios de la UCU, Uruguay necesita al Mercosur y debió ser un Estado asociado que gozara de las preferencias arancelarias pero sin estar sujeto al Arancel Externo Común (AEC). Para nuestros lectores, la tarea de sacar sus propias conclusiones.

Puede leer la primera parte de esta Editorial, haciendo clic aquí.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.