Según dijo el ministro de Turismo, Tabaré Viera

“Un sueño del sector es que el turismo no sea solo de verano”

El ministro de Turismo, Tabaré Viera, conversó con Diario La R acerca del primer Congreso Internacional de Turismo y la 67ma Reunión de la Organización Mundial del Turismo (OMT) para las Américas que se desarrolló la pasada semana en el Centro de Convenciones de Punta del Este.

Ministro de Turismo, Tabaré Viera / Foto: Gub.uy

¿Qué significa para Uruguay haber realizado el primer Congreso Internacional de Turismo y la 67ma Reunión Regional de la Organización Mundial del Turismo (OMT) para las Américas?

Uruguay tuvo el honor de ser sede, fue un verdadero éxito y estamos muy contentos con el resultado. El Congreso Internacional de Turismo convocado por el Ministerio de Turismo (Mintur) surge a partir de otro evento que se realizó también la semana pasada que fue la 67ma Reunión Regional de la Organización Mundial del Turismo (OMT) para las Américas.

¿Cuántas personas concurrieron y de qué nacionalidades?

Recibimos la representación de 25 países americanos, varios ministros, subsecretarios, representantes de Gobierno, embajadores, afiliados privados y a las máximas autoridades mundiales como el propio secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili.

En ese marco, muchos operadores privados, algunos gobiernos departamentales, nos planteaban que querían participar de este Congreso de Turismo Mundial pero en realidad no había cómo. La OMT es parte de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y tiene sus estatutos y sus reglamentos. (Esto nos sirvió para) ver la necesidad que tenían muchos operadores de tratar los temas vinculados al sector y sobre todo la visión de futuro,luego de todos estos largos años de crisis provocada por la pandemia.

De ahí surge la idea de hacer este primer Congreso Internacional. Es el primero en el marco de la OMT que lo hicimos en forma simultánea. Tuvimos más de 500 inscriptos, donde hubo que cerrar la inscripción el viernes anterior. Durante dos días se contó con la participación de destacados panelistas y de técnicos que vinieron de Europa, España, Italia, Portugal, Argentina, Chile, la región y la Universidad de Salamanca.

¿Qué temas se trataron en esos encuentros y qué reflexión le merece su desarrollo?

Hubo 15 panelistas que trataron una agenda (muy amplia) que involucró varios de los temas importantes y de actualidad que tienen que ver con algunos subsectores como por ejemplo el turismo de reunión que para nosotros es importante.

Además, todo lo vinculado al turismo sostenible y con la recuperación de la confianza del turista que se quedó varado o con sus paquetes comprados durante la pandemia, por poner ejemplos. Todo lo que tiene que ver con la vivienda turística y su reglamentación. Fueron temas que estuvieron en las distintas mesas. Estas jornadas dejaron un muy buen material para seguir con su análisis y trabajo.

Por su parte, el pasado viernes 20 de mayo se llevó a cabo un Seminario para hablar específicamente del Código Internacional de Defensa Turística. ¿En qué pudieron avanzar?

La OMT venía con su trabajo y ya tiene aprobado un proyecto de Código Internacional de Defensa Turística,que no es vinculante. Después los países tendrán que tratar de hacerlo Ley en sus legislaturas o desarrollarlo, pero es indicativo. Éste tiene que ver con establecer reglas de juego claras entre operadores y turistas. Incluso en los derechos que deben tener estos últimos.

Cuando alguien sale de viaje evidentemente está en una situación de indefensión, uno se siente bastante solo e indefenso. Cuando se dan situaciones indeseadas y de crisis, allí los turistas tienen que saber que tienen sus derechos y esto es lo que recoge este Código.

Ese fue trabajado con un aporte sustantivo de técnicos de Uruguay y que terminó siendo presentado en esta Reunión para las Américas. Ya hemos anunciado que Uruguay está dispuesto a adherirse a este Código y trabajaremos posteriormente para que sea Ley en el país.

Esto es parte de los trabajos y tareas que debemos hacer para recuperar la confianza de ese turista que vio durante la pandemia vulnerada su tranquilidad, vacaciones y seguridad. Gente que se quedó con tickets de vuelos, reservas que no pudo hacerlas efectivas, entre otras.

Todo eso nos debe servir de experiencia y para hacer un análisis de las vulnerabilidades que quedaron de manifiesto no solo en Uruguay sino en el mundo entero y prepararnos con un Código que nos va ayudar a recuperar la confianza de ese viajero.

¿Este congreso sirvió para incentivar el turismo de Reuniones, Incentivos, Congresos y Exposiciones (MICE, por su sigla en inglés)? ¿De qué forma?

Justamente, nosotros le damos una importancia vital al turismo MICE (Meetings, Incentives, Conferences, Exhibitions) que es el de congresos, conferencias, eventos, ferias, exposiciones y festivales. Creemos que en particular Uruguay tiene enormes fortalezas en cuanto a la infraestructura y las posibilidades de organizar a nivel técnico de los profesionales, la oferta de hotelería y de gastronomía.

Apuntamos al desarrollo de este turismo que permite entre otras cosas lograr la famosa desestacionalización.Un sueño del sector es que el turismo no sea solo de verano. De alguna manera eso se ha logrado con el destino Termas, con el turismo naturaleza y rural, pero el turismo de reunión nos posibilita llevar adelante estos congresos e ir más adelante de las estaciones del verano.

¿Qué es lo que se le viene por delante al Mintur?

El pasado martes lanzamos junto a la Intendencia de Paysandú el 17mo Congreso Religioso Internacional del 9 al 11 de junio en dicha ciudad y será la primera vez que se realice en Uruguay. Los organizadores internacionales nos informaron en dicho lanzamiento que ya hay más de 300 inscriptos.

El turismo religioso es un nuevo producto especializado que reúne varias cosas muy interesantes que tienen que ver con las religiones. El arte está bien implícito en varias de estas religiones, propias de cada uno, en sus distintas manifestaciones como la arquitectura donde Paysandú tiene mucho para ofrecer desde el propio cementerio que tiene obras y un valor patrimonial inmenso con toda su historia y vinculada a la religión, obras históricas y música.

Lo patrimonial y cultural se relaciona con el turismo religioso que empieza a ser un subsector pujante en todo el mundo y también acá en Uruguay. De hecho hay otros eventos que se han hecho el año pasado como por ejemplo la Noche de los Templos que se hizo en Montevideo por segunda vez y ya hay planes para llevarlo a cabo en otros departamentos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos