/

Utmides: El gobierno ve a la política social como “un mal necesario”

La Unión de Trabajadores del Mides (Utmides), se declaró en conflicto el pasado 30 de abril. Aseguran que desde ese momento no han tenido respuestas de parte de las autoridades, y por el contrario, con la nueva administración de Martín Lema no hay diálogo con la cúpula del Ministerio.

Paro de Utmides y concentración frente al Palacio Legislativo el pasado 16 de julio / Foto: Vanni Gonzo.

Lucía La Buonora, secretaria general de Utmides, dijo en diálogo con LA REPÚBLICA que el cambio de ministro los “descolocó un poco”. En este sentido, señaló que con la administración anterior el diálogo era directo y cotidiano con el subsecretario, aunque aclaró que “no había poder de incidencia, no tenía efecto alguno lo que sucedía después”.

El reclamo del sindicato se compone de tres ejes fundamentales. El primero corresponde a las fuentes de trabajo y la continuidad laboral. El diseño institucional del Ministerio de Desarrollo tiene una debilidad en este punto, y en los mecanismos de contratación de sus funcionarios, según Utmides.

Otro punto en el reclamo son las condiciones concretas de trabajo, tanto en relación a los protocolos sanitarios, como a los beneficios. La Buonora puso como ejemplo, en este caso, el servicio de guardería inexistente en un Ministerio que, según la dirigente, tiene 80 por ciento de trabajadoras mujeres, y la mayoría en edad reproductiva (eso se diferencia de otros Ministerios). Además, sostienen que la cartera ha eliminado unilateralmente y en contra de la negociación colectiva, cuestiones como la protección del empleo.

El último punto que el sindicato plantea como problemático es la política pública y la atención a la ciudadanía. Según La Buonora, “se eliminan programas sin diagnóstico, se anuncia en la prensa, se presentan nuevos programas y nadie sabe de dónde salen. No se conversa con los equipos y los equipos de trabajo que tienen experiencia no son incorporados a esos diseños”. Además, recordó la situación en la que las autoridades del Mides decidieron repartir alimentos a ollas populares mediante una ONG que, según La Buonora, “no tiene nada que aportar. No tiene las cosas más baratas ni mejores proveedores. El Estado tiene al INDA (Instituto Nacional de Alimentación) que es un instituto que se dedica a eso exactamente y que lo hace desde antes que existiera el Mides”.

Para la secretaria General, la decisión de tercerizar eso “difícilmente sea una buena decisión”. Al mismo tiempo, denuncian que estas iniciativas se resuelven por fuera de los mecanismos institucionales y de la Rendición de Cuentas.

Para el sindicato, todas estos puntos “lo único que pueden significar es una peor calidad de la política pública”. Con la administración de Lema, “todo esto se mantiene”, sostuvo.

Además, los trabajadores del Ministerio viven distintas situaciones relacionadas a la falta de planificación que impide, entre otras cosas, cumplir con los protocolos sanitarios en la presencialidad. Embarazadas y personas con comorbilidades atendiendo al público, “situaciones puntuales de muchísima violencia, traslados arbitrarios de oficinas y funciones, y cambios en las compensaciones”, mencionó La Buonora, y agregó que esto evidencia “la falta de transparencia en la cartera”.

A la espera

Uno de los cambios en cuanto al diálogo entre la administración de Bartol y la actual de Lema, es el plano en que se dan las conversaciones. Hoy en día, las negociaciones no se producen con la plana mayor del Ministerio, sino que las reuniones son con la Jefa de Gabinete (figura que no aparece en el organigrama oficial del Ministerio) y la Jefa de Jurídica, “dos personas mucho más bajas en la jerarquía, lo que le da un espacio y un valor mucho menor del que teníamos antes”, según la dirigente.

“Esta administración cuando llegó diciendo que quería modernizar el Ministerio de Desarrollo Social, a generar carrera funcional y a transparentar los recursos humanos”, la Rendición de Cuentas, significa un “retroceso absoluto en base a eso”, dijo La Buonora.

También, el reclamo en cuanto a esta ley es la falta de negociación colectiva, que está determinada por la Ley de Negociación Colectiva del Sector Público, y la falta de respuesta desde el Ministerio de Trabajo ante las solicitudes en distintos ámbitos, en reiteradas oportunidades.

La Buonora señaló que desde el Mides siempre les dijeron que “la Rendición de Cuentas no iba a afectar a los funcionarios de la cartera, y cuando llega al Parlamento nos enteramos que tiene un artículo que afecta directamente a 500 funcionarias del Mides, de las 600 afectadas en el sector público”.

Desde el sindicato están a la espera de la próxima reunión bipartita, a realizarse este viernes, para escuchar las respuestas y posibles soluciones a estos reclamos.

“El gobierno está con un eslogan que es achicar el costo del Estado, y achicar el costo del Estado es cortar con la redistribución salarial, la política pública, y en particular con la política social, y es cortar con los subsidios”, dijo La Buonora.

También agregó que la estrategia del gobierno es ignorar a los sindicatos, brindándoles espacios de diálogo sin mucho peso. Ese desafío debe ser tomado por parte de los trabajadores sindicalizados, para buscar estrategias para ser escuchados en ámbitos reales, promotoras de soluciones.

“Queda clarísimo que (la política social) está mal vista. Está visto como un mal necesario y no como un promotor de autonomía o un generador de cosas más interesantes”, sentenció La Buonora, y agregó que eso “nunca se ocultó por parte del gobierno”.

Por último, La Buonora puntualizó que para el Poder Ejecutivo, los sindicatos son un “problema” que viene a cuestionar la idea de que el “mercado asigne como quiera”.

PIE DE FOTOS:

Foto 1: Paro de Utmides y concentración frente al Palacio Legislativo el pasado 16 de julio / Foto: Vanni Gonzo.

Foto 2: Foto: Vanni Gonzo

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sindicales