/

Validación de la Educación Media Básica: nuevo plan para trabajadores

El objetivo de esta iniciativa, además de garantizar la participación en la educación, es evaluar y reconocer las competencias que adquirieron los trabajadores a lo largo de su experiencia laboral, y a través de esto acreditar de manera total o parcial la educación media básica.

Claudio Arbesún. Imagen extraída de la página del PIT-CNT.

En un trabajo colaborativo entre el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), la Universidad del Trabajo de Uruguay (UTU) y el Instituto Cuesta Duarte (instituto de investigación y formación del PIT-CNT), se firmó un convenio para acreditar o validar los saberes que un individuo no pudo adquirir o transitar en los ámbitos de la educación formal, y por ende que no haya podido participar como ciudadano o trabajador en la sociedad y el mundo laboral.

El concepto principal que involucra a la educación implica que ésta se reconozca como un derecho de los ciudadanos. Es por esto que es importante contemplar que ante un mundo que demanda conocimientos en áreas tradicionales y no tradicionales, se reconozcan otros aprendizajes adquiridos a través del trabajo, la experiencia y la convivencia social.

Según lo que aclara Cuesta Duarte en su página web, de esta manera “el proceso de acreditación y validación de saberes a personas que no han transitado o culminado por ámbitos de educación formal, promueve la inclusión social y educativa y genera posibilidades reales de participación como ciudadano/a y trabajador/a en el desarrollo de la sociedad y en el mundo de trabajo”.

COMIENZOS

En diálogo con Diario La R, el coordinador de proyecto, Claudio Arbesún, y el coordinador de Formación del Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT, Mario de Sáa, explicaron los propósitos de la iniciativa, la importancia y las proyecciones que tienen hacia el futuro.

En primer lugar, Arbesún aclaró que este acuerdo surgió como una necesidad de recolectar y conectar entre sí las cuestiones formales del mundo académico con las informales del mundo del trabajo. A continuación, añadió que también se pretende que se reconozcan aquellas competencias adquiridas dentro del mundo laboral (como por ejemplo, el concepto de convivencia, de diálogo y de organización social), que también son muy importantes para la formación y educación de un individuo. “El objetivo específico es reconocer las competencias incorporadas por los trabajadores para acreditar el Ciclo Básico”, indicó.

Por su parte, de Sáa relató que la iniciativa tomó cuerpo en el año 2018 cuando se identificó que habían varios trabajadores que, al pasar por los cursos del Instituto, manifestaban sus deseos de continuar con los estudios. “Empezamos a trabajar en un posible convenio que plasmamos a finales del 2019 pero la pandemia nos trastocó todo lo que teníamos planificado así que recién este año pudimos empezar”, confesó.

La particularidad de esta iniciativa es que no se asemeja a un curso de Secundaria. Para acreditar el Ciclo Básico, este proyecto propone que el interesado participe de dos jornadas de cuatro horas a cargo de docentes de UTU y coordinadores por el Instituto, en el que se evaluarán los cinco ejes que componen el marco curricular de Educación Media que contempla el Estado uruguayo: habilitar e intervenir en la complejidad del mundo; emprender y desplegar proyectos personales y colectivos; comunicar y comunicarse; pensar y actuar creativamente y, por último, ejercer de manera plena la ciudadanía.

“Quien realice la prueba deberá, en primer lugar, hacer una hoja de vida en la que describa su trayectoria educativa y laboral. Después deberá plantear la resolución de un problema y allí es donde se evalúan los ejes. Esto es lo que valida a que la persona acredite el Ciclo Básico” explicó de Sáa.

REQUISITOS E INICIOS

Para poder validar el nivel educativo, existen determinados requisitos. El primero, es haber finalizado la Educación Primaria; que haya o no culminado la Educación Media no es un factor determinante. Además, otra exigencia es haber participado de alguno de los cursos que ofrece el Instituto Cuesta Duarte (la variedad es grande; hay sobre economía, derecho, comunicación, género, discapacidad, organización, entre otros). “Si se identifica que la persona no está en condiciones de aprobar el Ciclo Básico se darán nuevas instancias para que vuelva a ser evaluado o pase por un nuevo curso para volver a preparase”, detalló el coordinador.

Por su parte, Arbesún indicó que el convenio ya comenzó y que actualmente están a la espera de que se forme el primer cupo de 15 personas. “La expectativas que tenemos de que esto funcione son altas aunque igual sabemos que la iniciativa en sí misma no soluciona todos los objetivos para avanzar en la educación”, remarcó. Además contó que con este proyecto se pretenden abrir puertas en dos sentidos: por un lado, para la capacitación profesional y por otro, para abrir una nueva trayectoria educativa formal.

Para finalizar, de Sáa subrayó qué es lo sustancial de ofrecer estas instancias de mejora a nivel educativo. “Para el Instituto, es importante ver que el reflejo del trabajo tiene un saber acumulado. La educación debe ser un derecho durante toda la vida y por lo general la educación formal se contrapone con la informal y por ende, invalida esos conocimientos”, sugirió. “Cada persona es un portafolio de evidencias. Hay cosas que las aprende en otros cursos -por fuera de la educación formal- que contribuyen al trabajo diario y esto potencia su formación”, remarcó, y prosiguió: “por eso apuntamos a la validación como puntapié inicial para continuar con los estudios y si se quiere, con el bachillerato o nivel terciario”.

DIFERENCIAS CON PLAN ACREDITA CB

Aunque ambas tienen el mismo propósito, el plan Acredita CB que ofrece la Comisión Coordinadora de Unidades de Validación de Conocimiento creada por el Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), es diferente.

La diferencia radica en que éste no toma como base que la persona ya haya transitado un curso sindical con conocimientos en distintas áreas temáticas como sí lo hace la iniciativa de Validación de Educación Media Básica. “La prueba propone actividades y situaciones a resolver aplicando conocimiento y habilidades que se consideran indispensables para este ciclo, independientemente de la forma en que la persona haya integrado esos aprendizajes a lo largo de su vida”, detalla la página de ANEP.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sindicales