¿VAR? Así como está, no

En tenis, básquet, rugby, voleibol, en todos los deportes se usa la tecnología y funciona bien, menos en el fútbol.

Antes de que me digan que me dedique a escribir sobre tenis, permítanme decirles que fui árbitro de Primera Categoría entre 1990 y 1995, así que me creo con derecho -humildemente- a opinar sobre el VAR.

Dicho lo anterior, les cuento que además soy acérrimo partidario de la tecnología para aportar justicia al deporte, y en todos los deportes donde se aplica los resultados son muy buenos. En tenis, básquet, rugby, voleibol, en el que a usted se le ocurra, en todos funciona bien.

En todos menos en el fútbol, nuestro más popular deporte.

Aquí van algunas sugerencias que en mi opinión harían al VAR una herramienta mucho más útil que la actual, donde se demoran 5 minutos para un fallo, donde ya no se gritan los goles por miedo a que se anulen y donde se reclama todo lo reclamable y más también. La verdad era mucho mejor el futbol Pre VAR que este adefesio en lo que han convertido al balompié.

Primera cosa: suprimir la cabina del VAR, que no hayan más jueces de VAR en esa especie de manicomio dirigido por los locos, que demoran horas en ponerse de acuerdo y que buscan hormigas en lugar de elefantes, es decir, cosas mínimas en lugar de flagrantes injusticias.

Segundo, que cada equipo tenga la posibilidad de hacer ante el Árbitro Central, único responsable del tema VAR, 4 desafíos (o Challenges en tenis) cuestionando sus fallos. Ante un reclamo, el árbitro irá a la cámara de TV a pedir más enfoques que su visión inicial. Pero con la salvedad que si el desafío no es correcto se le resta otro, con lo que le quedarían dos.

Así se elimina la posibilidad de reclamar cualquier cosa, o reclamar por las dudas. Además, ese desafío, reclamo o challenge, solo puede ser hecho por el capitán de ese equipo, todo otro jugador será amonestado y de reincidir en los reclamos, expulsado del campo de juego.

Tercero y último, los fallos solo se revocaran ante evidencia incontrastable del error arbitral, con lo que se mantendrían los goles anulados por offsides milimétricos, ante los que a veces ni el propio equipo perjudicado reclama.

Este es mi aporte para que el VAR cumpla su cometido, aquello para lo que fue creado, darle transparencia a un fútbol en el que todos desconfían de todos, si sirve para eso nos daría un fútbol mejor a todos y por ende nos haría más felices a todos los amantes del deporte más popular del planeta.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna

Arrancó Wimbledon

Dio comienzo el torneo mas importante del año sobre césped, donde los especialistas en pasto son