FORMAS DE TRANSMISIÓN Y SÍNTOMAS

Virus de Marburgo amenaza a la población africana

En Ghana ya han fallecido dos personas, y otras 98 se encuentran en situación de cuarentena debido al virus de Marburgo. Dado a lo infecciosa que es esta enfermedad se teme que pueda producirse un brote masivo. El individuo contagiado puede presentar fiebre, dolores musculares, diarrea, vómitos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus de Marburgo está emparentado con el Ébola, y fue identificado inicialmente luego de que 31 personas se infectaran y siete fallecieron en simultáneos brotes durante el año 1967 en Frankfurt, Alemania, y en Belgrado, Serbia y Marburgo.

El brote se atribuyó a unos monos importados de Uganda pero el virus se ha vinculado con otros animales desde entonces. En cuanto al contagio humano, este ocurre principalmente por personas que han pasado largos períodos en cuevas y minas habitadas por murciélagos.

Este virus presenta una baja mortalidad pues parece ser que en Europa, solo una persona ha muerto en los últimos 40 años, y otra en EE.UU., después de regresar de expediciones a cuevas en Uganda.

El primer brote se dio dentro del territorio de Ghana, pero varios países africanos han tenido casos, entre ellos: la República Democrática del Congo, Kenia, Sudáfrica, Uganda y Zimbabue. Incluso hubo un brote en el año 2005 en Angola que mató a más de 300 personas.

Según la OMS, además del primer brote dado en Europa, los principales casos de esta enfermedad han sido reportados en África. En el 2017, Uganda registró tres contagios, tres muertos, y en 2012 15 enfermos junto con cuatro muertos. Anteriormente en el 2005, se contabilizaron en Angola 374 casos, con un alto número de muertes (329). 

Remontándonos a dos décadas atrás, en el Congo se registraron 154 casos, y 128 muertos. Europa para nada queda exenta de esto, puesto que en el año 1967 se encontraron 29 casos y siete fallecidos.

En cuanto a la sintomatología, el virus comienza abruptamente con fiebre, dolor de cabeza intenso, dolores musculares. Tras esto, el individuo puede experimentar otros síntomas tales como diarrea acuosa, dolor de estómago, náuseas y/o vómitos.

«Respecto a la apariencia de los pacientes durante esta fase, podemos decir que denotan rasgos ‘tipo fantasmas’, con los ojos hundidos, rostros inexpresivos y letargo extremo», aseguró la OMS.

Son muchas las personas que continúan sangrando por varias partes del cuerpo y mueren de ocho a nueve días después de contraer la enfermedad por primera vez, esto es debido a la pérdida extrema de sangre y al shock.

Promedialmente, según la OMS el virus mata a la mitad de los infectados pero las cepas más dañinas han ocasionado hasta el 88% de los casos.

En cuanto al modo de propagación, se conoce que el murciélago egipcio de la fruta (Rousettus aegyptiacus) es uno de los principales agentes transmisores del virus. Los monos verdes africanos y los cerdos también pueden llevarlo.

Aún no se cuenta con una vacuna o tratamiento específico para el virus pero se está desarrollando una gama de hemoderivados, medicamentos y terapias inmunitarias, según informa la OMS. Los médicos podrían llegar a disminuir los síntomas dando a los pacientes del hospital mucha cantidad de líquido y reemplazando la sangre perdida.

A fin de evitar contraer este virus, las personas en África deben evitar comer o manipular carne de animales silvestres, mencionó Gavi (una organización internacional que promueve el acceso a las vacunas).

+Datos:
Deben evitar también el contacto con cerdos dentro de las áreas con un brote. Además, los hombres que han contraído el virus deberán usar condones durante un año tras la aparición de los síntomas o hasta que su semen dé negativo dos veces. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos