Biden acusa al principe saudita de ordenar un asesinato y este le dice que es inocente

Mohamed bin Salmán está señalado como el autor intelectual de la muerte de Yamal Jashogi.

Joe Biden aterrizó este viernes en Yeda para un polémico encuentro con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán. Durante la campaña que lo llevó a la Casa Blanca de 2020, el presidente estadounidense prometió enviar al rincón de los “Estados paria” al reino del desierto por la responsabilidad de su líder de facto en el brutal asesinato del periodista Jamal Khashoggi, cuya muerte en el consulado de Estambul en 2018 atribuyen los servicios de Inteligencia estadounidenses al príncipe. 

Tras una reunión de dos horas, el presidente de Estados Unidos ha asegurado a los periodistas enviados a Yeda que le ha dicho a Bin Salman que lo considera culpable del asesinato del columnista de The Washington Post.

“Lo planteé al principio de la reunión”, afirmó Biden, “dejando claro lo que pensaba en ese momento y lo que pienso ahora. Fui franco y directo al discutirlo. Dejé muy clara mi opinión. Dije sin rodeos que el hecho de que un presidente estadounidense guarde silencio sobre una cuestión de derechos humanos es incoherente con lo que somos y con lo que yo soy. Siempre defiendo nuestros valores”. ¿Y cómo reaccionó su interlocutor? “Básicamente, afirmó que no era personalmente responsable de ello y que había tomado acciones contra quienes cometieron el crimen”. A lo que Biden repuso, siempre según su relato: “Le indiqué que creía que lo era”. La parada del inquilino de la Casa Blanca ha levantado polémica, si bien el mandatario ha asegurado en todo momento que la visita está motivada por asuntos «estratégicos» y ha destacado que el respeto a los Derechos Humanos será uno de los puntos principales que abordará con los representantes saudíes.

Uno de los asuntos que más críticas ha provocado ha sido precisamente todo lo relacionado con la muerte de Jashogi. De hecho, el saludo de este viernes entre Biden y Bin Salman ha sido catalogado como «vergonzoso» por el director ejecutivo del diario ‘Washington Post’, Fred Ryan, medio en el que trabajaba el periodista asesinado. Otro de los puntos más cuestionados a Biden ha sido su contradicción respecto a la postura que tomaría Estados Unidos para con Arabia Saudí. Debido al caso Jashogi, el mandatario incidió en que la postura de Washington sería la de convertir a Arabia Saudí en un «paria» a nivel internacional, si bien su visita parece ir en contra de la afirmación. A este respecto, el inquilino de la Casa Blanca ha asegurado no arrepentirse de lo dicho, y ha incidido en que lo ocurrido con el periodista «fue indignante». Biden ha iniciado así en Arabia Saudí una nueva etapa de su gira por la región tras dos días de visita en Israel, donde se ha reunido con altos funcionarios del país, así como con las autoridades palestinas, y donde ha incidido en que el fin del conflicto pasa por una solución de dos estados.

Respecto a que Arabia Saudí sea una de las paradas de su gira por la región, Biden ha reconocido este viernes en Yeda que Estados Unidos no puede dejar «un vacío» en Oriente Próximo «para que lo llenen Rusia o China». «Estamos obteniendo resultados», ha zanjado.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.