Cura que fue Premio Nobel de la Paz es acusado de abuso sexual

La revista holandesa ‘Amsterdammer’ publicaba el pasado miércoles 27 de septiembre acusaciones de abuso por parte de varios hombres que habrían sido víctimas en los años 90 del exobispo y Premio Nobel de la Paz en 1996, Carlos Filipe Ximenes Belo, de Timor Oriental. Ximenes Belo presentó su dimisión como obispo en 2002 cuando sólo tenía 54 años, alegando entonces motivos de salud, pero la publicación holandesa asegura que el Vaticano conocía las acusaciones y que también eran conocidas en el país asiático por la comunidad católica.

Belo fue ordenado sacerdote en 1980. Tras estudiar en Roma y Portugal, regresó a Timor Oriental en 1981 para trabajar como profesor. En 1983, el Papa Juan Pablo II le nombró administrador apostólico de la diócesis de Dili, que era entonces la única de Timor Oriental. Fue nombrado obispo en 1989, y siguió siendo administrador apostólico de Dili. Fue un crítico feroz de la opresión Indonesia en Timor Oriental, y denunció públicamente la masacre de más de 200 manifestantes independentistas en un cementerio de Dili en 1991.

En una carta de 1989 sacada de forma clandestina del país, Belo denunció la ocupación militar indonesia y suplicó la intervención del Papa, del secretario general de la ONU y del presidente de Portugal, que había gobernado Timor Oriental como colonia hasta la independencia en 1974. Ximénez Belo recibió el Premio Nobel de la Paz, junto con el actual presidente del país, José Ramos-Horta. Tras su inesperada dimisión, Ximénez Belo se trasladó brevemente a Portugal, después fue enviado como misionero en Mozambique durante varios años, y luego regresó de nuevo a Portugal, donde vive actualmente. Según la publicación holandesa, el Vaticano le prohibió regresar a su país de origen. Ximénez no asistió al consistorio celebrado este agosto en Roma, en el que su sucesor como arzobispo de Dili, el arzobispo Virgílio do Carmo da Silva, fue nombrado cardenal.

3 Comentarios

  1. Con este ejemplo, que abundan en el clero de toda lacristiandad, incluídos Evangélicos, podemos entender
    la posición de Daniel Ortega y la Iglesia Católica.
    Para Militares y Religiosos: La Ropa y la «Percha» son cosas diferentes. EL HÁBITO NO HACE EL MONJE!!!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo