Darwin Núñez, de no tener para comer a ser el fichaje más caro en la historia del Liverpool

El delantero uruguayo jugará en Anfield tras el acuerdo alcanzado con el Benfica.

Núñez

El mercado de fichajes sigue haciendo de las suyas. Uno de los movimientos más importantes será el de Darwin Núñez, cuyo fichaje por el Liverpool ya ha sido anunciado por el Benfica de forma oficial. Esta es la historia del jugador uruguayo.

En diversas entrevistas, el exjugador de Peñarol recuerda de donde viene, ya que asegura que nunca se le va a olvidar todo lo que hizo su madre para que él y su hermano tuvieran comida todos los días. Ahora, siendo una súper estrella, los problemas económicos quedaron atrás, pero jamás esa dura infancia.

«Sí, me acosté solitario con el estómago vacío. Pero quién más se fue a la cama con el estómago vacío fue mi madre. Ella se aseguró que mi hermano y yo comiéramos primero. Mi mamá solía irse a la cama sin acompañarnos a comer. Nunca olvidaré de dónde vengo», dijo en una entrevista el futuro jugador de Klopp.

Unos inicios complicados

Darwin tuvo un primer acercamiento con uno de los clubes más importantes de Uruguay en 2013 cuando un ojeador de Peñarol se lo llevó de Artigas a Montevideo para probarse. Lamentablemente para el pequeño de 14 años, no se quedó. Esto hizo que regresara a vivir con sus padres a Pirata, un asentamiento a las orillas del río Cuareim.

La vida le daría una oportunidad más y un año después volvería a probar en el mismo club. El final en esta ocasión fue el esperado y quedó en las inferiores de Peñarol. Después de celebrar que había entrado a uno de los equipos históricos en Uruguay, la vida le volvió a dar un revés.

Fue gracias a su hermano, quien ya se encontraba en la tercera división, que Darwin continuó su carrera. «Quedate vos que tenés futuro. Yo me voy», le dijo Junior cuando se presentó un problema familiar que hasta el momento no se ha revelado.

Después de este sacrificio familiar, a los 16 años se rompió los ligamentos cruzados y tuvo que estar fuera de las canchas por un año y medio. Tiempo que pasó en Artigas junto a su familia. En su regreso a Peñarol, Leo Ramos lo llamó al primer equipo y con esto encaminar su debut.

El joven entró por Maxi Rodríguez, pero los dolores ocasionados por la operación de los ligamentos lo llevaron a terminar el partido entre lagrimas. Esto hizo que fuera intervenido una vez más, ahora de la rótula. Las dos intervenciones lo pusieron en el predicamento si continuar o no su carrera, pero la fuerza fue mayor y logró colocarse en la lista para el Sudamericano sub-20 en el 2019.

En el torneo Sudamericano sub-20 no tuvo el rendimiento esperado. Su actuación no fue como la imaginaba, ya que estaba peleado con el gol y las críticas no paraban. Esto lo llevó a ir al psicólogo para tratar el tema, inclusive aseguró que llegó a usar el celular solo para hacer llamadas, ya que no podía entrar a redes sociales.

Gracias a su talento logró despuntar y emigrar a Europa, primero al Almería y luego al Benfica, donde dio el salto de calidad. Ahora se ha consagrado como el fichaje más caro de un histórico de la Premier League.

Su madre vendía botellas para comprarle los bonites

En una entrevista concedida al suplemento deportivo Referí, el jugador recordó de donde viene y todo lo que hacían sus padres para poder llevar comida a casa, así como los sacrificios para poder comprarle los bonites con los que jugaba fútbol mientras Peñarol lo elegía.

«Yo no olvido de donde vengo. Una familia humilde, laburadora. Mi padre trabajaba en la construcción 8 o 9 horas para comprarnos lo que hacía falta y comer. Mi madre siempre fue ama de casa y salía a recorrer las calles para juntar botellas para vender», expresó hace unos años Núñez.

El récord que llamó la atención de los grandes

Después de todos los problemas para encontrarse futbolísticamente, Darwin se consagró con 22 años como uno de los delanteros más letales en el mundo. En la pasada temporada, el formado en Peñarol convirtió 34 goles y dio 4 asistencias en 41 partidos para entrar en la lista de los mejores arietes de la campaña 21-22.

Gracias a los números que dio en Portugal, Darwin se consagró como el delantero uruguayo con más goles en la campaña. Esto tiene que ver con los pocos minutos que tuvieron Cavani y Suárez, pero también significa la llegada de una nueva camada. Se tiene que recordar que también se consagró como el uruguayo más joven en marcar en un partido decisivo de Champions League al realizarlo con 22 años y 264 días.

Fuente: diario Marca.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna