En 2021 Delgado firmó la autorización de ingreso al país de dos cómplices de Astesiano

El hecho sucedió cuando estaba prohibido el ingreso de extranjeros al país salvo excepciones. Delgado dijo que "fueron miles de solicitudes"

Alvaro Delgado
Foto: Vanni Gonzo

 El secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, firmó la excepción que permitió el ingreso país de dos ciudadanos rusos mientras regía la emergencia sanitaria por coronavirus y estaba prohibido el ingreso de extranjeros al país. Estos ciudadanos, llamados Olesia Dzhumelia y Andrey Kashtanov, resultaron cómplices del ex jefe de Custodia de Presidencia de la República, Alejandro Astesiano, a quien imputaron recientemente por integrar una banda criminal dedicada a la falsificación de pasaportes.

La autorización de Delgado ocurrió en julio de 2021. Este permiso se basó en la Resolución S/N/021 que exceptuaba la prohibición de ingreso.

El hecho trascendió tras la publicación del periodista Antonio Ladra, quien publicó en su cuenta en Twitter que durante ese mes ingresaron 43 extranjeros, entre esos los mencionados anteriormente.

La resolución que regulaba la excepción incluía una gran cantidad de justificaciones que permitían el ingreso de extranjeros, que iba desde los extranjeros residentes en el país,  ingresos transitorios por razones laborales, hasta la reunificación familair, entre otras.

En el caso de los rusos, su ingreso se autorizó “por razones de necesidad impostergable y de carácter urgente, que se entienden justificadas».

“Fueron miles de solicitudes”, dijo Delgado

Delgado explicó, en diálogo con El País, que permitió el ingreso de personas “mediante una firma administrativa” que tenía lugar “previa fundamentación del organismo competente”.

“Fueron miles y miles de solicitudes de ingreso. Muchas de ellas fueron aprobadas, siempre teniendo los resguardos sanitarios correspondientes”, sostuvo Delagado.

Para ejemplificar los casos, el secretario de Presidencia comentó algunos puntuales: “Hubo planillas de empresas como UPM, que traía muchísimos trabajadores de todas partes del mundo a trabajar en la planta y que se iban renovando. También había trabajadores para frigoríficos, de Conaprole. Así como de clubes deportivos varios, gente que venía a participar de eventos, productoras audiovisuales, accionistas o emprendedores en el rubro hotelero o gastronómico”

“Lo que yo hacía era firmarlas para que luego lo analizara Migraciones. Todo siempre en función de una casuística contemplada por los distintos decretos” que se agregaron en dos años, indicó Delgado.

3 Comentarios

  1. Si alguien, por azar, no sabe lo que es tener cara de piedra, le sugiero que mire la foto de este artìculo. Si a ello le agregamos el cargo que ocupa y el que pretende ocupar, nos desayunamos que los orientales somos estupidos e ignorantes.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales