En Brasil fallece niño rescatado en un pozo en el cual pasó 18 horas

Luego de más de 18 horas de trabajo, los bomberos de la zona rural de Carmo do Paranaíba, ciudad en el estado brasileño de Minas Gerais (sureste), habían logrado culminar las labores de rescate de un niño de 8 años que cayó en un hoyo de aproximadamente 6 metros de profundidad.

El accidente ocurrió el domingo por la tarde. Los niños jugaban en un área que se está preparando para la expansión de un proyecto inmobiliario. Quitaron las tablas protectoras del hueco y el niño terminó cayendo. El niño quedó atrapado en un lugar de difícil acceso.

Fue necesario remover tierra alrededor del agujero para intentar sacarlo. Más de 20 militares trabajaron en el lugar, acompañados de decenas de personas. Después de unas 17 horas de trabajo, el niño fue sacado del hoyo.

Pero Pedro Augusto Ferreira Alves, fallecería horas después. La información fue confirmada a Itatiaia por la secretaria de salud municipal del poblado, Talita Gontijo. Las causas de la muerte aún no se han dado a conocer, pero el departamento de salud municipal cree que se debió a hipotermia y deshidratación. 

En una nota, la Secretaría de Salud del municipio informó que Pedro “fue sacado del hoyo ya con paro cardiorrespiratorio, y en el lugar se iniciaron todos los trámites necesarios para su auxilio inmediato”. Luego, el niño fue derivado a la Unidad de Atención de Emergencia – UPA ,“donde se realizó la otra atención, pero, a pesar de todos los esfuerzos realizados por todo el equipo de la unidad, lamentablemente el niño ya no tenía más vida”. 

Según información del Cuerpo de Bomberos, luego de ser rescatado, alrededor de las 9:45 horas, el pequeño, “tenía un nivel de conciencia disminuido cuando lo sacaron y se sospechó de un paro cardíaco, fue trasladado de inmediato a una ambulancia municipal, que estaba en apoyo al operativo, siendo trasladado rápidamente al Hospital Regional de Patos de Minas”, informó el Teniente Coronel Duarte.

Las labores de rescate por parte de los Bomberos duraron unas 17 horas y fue necesario realizar un acceso lateral, con excavación técnica y manual, junto al hoyo.

La primera estrategia utilizada por los militares fue intentar jalar al niño con una cuerda. Sin embargo, como el terreno es inestable, optaron por cambiar la forma de rescate y llamaron a un equipo especializado que hizo un acceso lateral. Para mantener con vida al niño, los militares le proporcionaron oxígeno a través de un tubo, además de alimentos líquidos y contacto verbal.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.