«Lo nuestro no son quejas, son aportes» dijo el presidente de la ARU al cerrar la Expo Prado

Gonzalo Valdés Requena dijo que "nadie tiene el derecho a exigir lo que no hace porteras adentro".

Culminó en esta jornada una nueva edición de la Expo Prado, pero a diferencia de otras épocas, el cierre oficial se realizó un día antes. Como es tradicional, los grandes campeones desfilaron frente al Palco Oficial, dónde estaban presentes autoridades de gobierno y del sector rural.

En su discurso, el presidente de la Asociación Rural, Gonzalo Valdés Requena, dijo que el sector que representa el 80% de las exportaciones de bienes y genera 270.000 puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos, principalmente en el interior del país.

«Muchas veces, a las gremiales, los empresarios, y especialmente a aquellos que forman parte del sector agropecuario, se les señala por hacer reclamos» sostuvo, acotando que «lo nuestro no son quejas, son aportes que tienen como finalidad el bienestar de la población toda».

Recordó que desde el sector se promovió un ajuste de los salarios por el adelanto de los correctivos previstos para el 2023 y además sugirieron un adelanto del aumento de sueldos antes de lo previsto por la ronda de Consejos de Salarios de 2021.

«Nuestro fin fue proteger a los trabajadores rurales ante el proceso inflacionario» sostuvo y resaltó que desde el 2011 a la fecha, los salarios rurales han aumentado 59% más respecto a los salarios públicos y al índice medio nacional. 

Valdés Requena dijo que «nadie tiene el derecho a exigir lo que no hace porteras adentro».

Cómo uno de los ejes centrales de las preocupaciones señaló la erradicación de la bichera «prioridad y promesa de campaña de este gobierno». «Hace dos años, se planteó el camino fácil: financiación por parte de los productores en función de no recurrir a rentas generales, único punto que acompañamos y con el que estuvimos de acuerdo desde el inicio de este proceso. Se plantearon otras medidas con las que no estuvimos de acuerdo, como la creación de un instituto específico. Hablando claro, más estructura pública, más burocracia» manifestó el presidente de la ARU, quién agregó al respecto: «recientemente, se cerró el capítulo “bichera”. Una vez aprobada la reglamentación correspondiente, el programa será financiado por aportes exclusivos de los productores, pero sin generar nuevas tasas y confiando en una mejor gestión de los aportes existentes».

Cuestionando a la intendencia de Paysandú

También aprovechó su discurso para hacer referencia a los fondos que de Colonización se quieren pasar para cubrir lo que dejaría de recaudar el Fondo de Solidaridad. 

En el 2021, unos U$S 133 millones de dólares fueron recaudados únicamente en concepto de tasas y contribuciones del agronegocio. «Es mucho el dinero que el agronegocio aporta al Estado uruguayo en tasas y contribuciones específicos. El proyecto de ley de Rendición de Cuentas remitido por el Poder Ejecutivo ha sido gravemente modificado por la Cámara de Diputados, estableciendo reasignaciones de recursos con afectaciones específicas. Seguramente motivados por resultados político-electorales y en perjuicio de la actividad económica nacional y en especial del sector agropecuario. Estas modificaciones debilitan al Instituto Nacional de Colonización, derivando recursos a la Universidad de la República. Lo mismo sucede con los recursos del Laboratorio Tecnológico del Uruguay, creando un impuesto a las exportaciones no tradicionales» dijo el dirigente gremial.

Aclaró que «no negamos la importancia de que el país apueste por la ciencia, la tecnología, la innovación o la formación de su gente. Tampoco nos oponemos a que esos proyectos o programas deban ser subsidiados, si las políticas sociales así lo demandan», pero «dichos subsidios cruzados, como el subsidio al transporte de pasajeros, deben provenir de Rentas Generales y no deben cargarse sobre la producción, afectando la competitividad de todo el país en una clara violación de las normas tributarias». 

Valdés Requena sostiene que «hasta ahora, y desde el regreso a la democracia, nuestro país ha demostrado tener claro que la retención no es un buen instrumento de política económica. Conocemos muy bien la realidad de países vecinos aplicando retenciones. Es un camino que no queremos, ni debemos recorrer, por el bien de Uruguay». 

También cuestionó a la intendencia de Paysandú que anunció la iniciativa de cobrar un “precio” por el uso de la caminería rural. «Nos oponemos categóricamente a ello. Recibe entre transferencias del Gobierno Central y el Impuesto del 1%, recaudado directamente de los productores, unos 2 millones de dólares. Exigimos, se rindan cuentas de ello».

«Cada vez más regulaciones, más instituciones y más recursos. El camino no es seguir imprimiendo regulaciones. Las excesivas regulaciones entorpecen el trabajo y el desarrollo» dijo. Como avances importantes, resaltó negociaciones de acuerdos comerciales con otros países. Turquía, Acuerdo Transpacífico, la habilitación de exportación de sorgo a China, así como el inicio de negociaciones por un Tratado de Libre Comercio con el mismo país, entre otros puntos.

Sin viento de cola

El presidente de la ARU dijo que «son tiempos de apostar a la unidad y el diálogo» y «no alzando la voz con términos injuriosos, ni atentando contra las autoridades, ni tampoco ocupando centros educativos u organismos, se va a lograr imponer una idea. Estamos convencidos de que ese no es el camino. Rechazamos enfáticamente los insultos, agresiones y amenazas contra el Presidente de la República, el Presidente del Codicen y el Ministro del Interior ocurridos estas últimas semanas». 

«El sector agropecuario atravesó durante el último año un muy buen momento referido a precios y volúmenes exportados» acotó. Pero aclaró que «mucho se habla de que hoy no hay un viento de cola. Se dice que hay un huracán de cola. Quienes lo dicen se equivocan».

2 Comentarios

  1. Desde que el mundo es mundo, el discurso del presidente de turno de la ARU es una letanía de quejas y sollozos contra el gobierno (también) de turno. Se quejan de las 8 horas para los peones, de los derechos laborales de los trabajadores rurales (licencia, cobertura médica, aguinaldo, salario vacacional) y claman pidiendpo que les rebajen impuestos y aranceles. Apoyaron todos los golpes de estado. Y tienen el descaro de hablar.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales