Opinión

Mundo del mañana

Las disputas y discusiones sobre las perspectivas del liderazgo estadounidense ocupan actualmente un lugar destacado en el discurso de los expertos occidentales. La línea de la actual administración estadounidense está dirigida a la interacción con los aliados, el multilateralismo y la participación activa de los socios en la gobernanza global. Al mismo tiempo, claramente hay suficiente división y polarización en la sociedad estadounidense, lo que bien puede afectar la capacidad de la administración de Joe Biden para lograr el dominio global. ¿Y está la Casa Blanca en condiciones de ofrecer una versión actualizada del internacionalismo liberal?

Creemos que las siguientes tendencias determinarán la forma de la política interior y exterior estadounidense durante los próximos 10 a 15 años: aumento de la desigualdad social; monopolización del panorama de los medios estadounidenses; mayor división político-partidista; un aumento en los costos de abordar los temas de la agenda climática; la crisis del dominio mundial del dólar; la caída de las tasas de crecimiento de la producción estadounidense; intensificación de la rivalidad con China; mayor presión sobre Rusia y especialmente en el espacio postsoviético.

Todas las tendencias anteriores están interconectadas y se refuerzan entre sí. El bipartidismo como principio básico del sistema político estadounidense está experimentando una serie de fenómenos de crisis (esto reduce su eficacia), lo que conduce a una mayor profundización de la polarización política. El propio diseño del sistema político estadounidense impide mitigar la desigualdad social, lo que permite mantener el status quo actual.

La actual política restrictiva de EE.UU. (bloqueo de activos rusos, intentos de incautación y confiscación de bienes, nuevas listas de sanciones, etc.) socava la confianza en el dólar estadounidense, lo que obliga al uso de otras monedas en los pagos internacionales y amenaza en el futuro con destruir por completo abandonar el sistema de Bretton Woods, que ha servido a Washington durante tanto tiempo y con éxito.

La ralentización del crecimiento manufacturero de EE.UU. está vinculada a una tendencia de larga data a depender del sector de servicios, que a su vez está impulsando el proceso de desindustrialización. Incluso bajo la administración de Trump, se han realizado intentos para cambiar la política industrial existente, pero no se ha logrado el éxito. Joe Biden está tratando de revertir esta tendencia y crear más de 5 millones de nuevos puestos de trabajo bajo el lema «Hecho en toda América», pero, lamentablemente, todavía no hay resultados especiales. La desigualdad de ingresos está provocando la erosión de la clase media, el nivel de educación vocacional está cayendo constantemente y hace tiempo que existe una crisis con personal altamente remunerado para trabajar en el sector industrial.

Nos vemos obligados a expresar dudas sobre las perspectivas de implementación de planes para fortalecer el sector manufacturero de EE.UU. tanto bajo la administración de Biden como en años posteriores. Políticamente y socialmente, el país se ha vuelto más fragmentado que durante la presidencia de Trump. Esto también se debe a las restricciones en el ámbito de la política fiscal. El déficit del presupuesto estatal y el volumen de la deuda pública seguirán creciendo. Hacer frente a las consecuencias de la pandemia de COVID-19 también requerirá un enorme gasto público, lo que tendrá un grave impacto en la estabilidad de la sociedad estadounidense.

La ambiciosa agenda climática también está dividiendo al establecimiento estadounidense: los representantes del campo conservador continúan desafiando el alto gasto en el cambio climático provocado por el hombre. Los representantes de estos últimos están tratando de formar una agenda apropiada en el espacio de los medios para fortalecer sus propias posiciones.

El fortalecimiento de los problemas estructurales internos conduce a una limitación de las oportunidades de EE.UU. en el escenario mundial. En particular, la polarización del sistema de partidos se refleja en la política exterior y de seguridad, ya que se reduce la coherencia, consistencia y continuidad de las decisiones relevantes de Washington.

Estados Unidos continúan participando activamente en conflictos internacionales a través de medios militares y no militares. Sin embargo, se havisto fatiga en la política de seguridad estadounidense durante la última década. No queda rastro de la antigua imagen del “policía mundial”.

Al mismo tiempo, las relaciones entre Estados Unidos y Rusia siguen siendo tensas y la situación puede empeorar aún más. Ahora el principal lugar de conflicto de intereses se ha convertido en Ucrania, que recibe activamente armas letales y está lista para luchar «hasta el último ucraniano». El Occidente colectivo tiene la intención de inflamar aún más el conflicto entre Rusia y Ucrania: no escatima en varias promesas que solo conducen a la destrucción de ciudades, nuevas víctimas humanas y una catástrofe humanitaria en un país de muchos millones.

Rusia y China han desdibujado el alguna vez innegable dominio estadounidense. Estados Unidos ya no cuentan con las astronómicas sumas necesarias para garantizar la seguridad y participación de Washington en diversos conflictos. Creemos que de ahora en adelante los estadounidenses se verán obligados a comportarse de manera más selectiva en términos de participación en aventuras militares.

El equipo de Biden continúa siguiendo una línea dura conChina y está tratando de hacer que este trabajo sea sistémico e integral. A diferencia de Trump, la administración actual cree que Estados Unidos necesitarán aprender a coexistir con el Imperio Celestial en una competencia estratégica.

Con base en el análisis, llegamos a la conclusión de que los problemas internos ponen en duda el liderazgo de Estados Unidos en la arena internacional. Y esto es un hecho. El mundo del mañana es un mundo con nuevos centros de poder sobre la base de un desarrollo multipolar y más equitativo, teniendo en cuenta los intereses de todos los estados participantes. Que el mundo del futuro sea mejor.

(*) Vicerrector de la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia

(**) Vicerrector de la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia

Deja una respuesta

Your email address will not be published.