Primer caso en Japón y esperan se extienda por toda Asia

Las autoridades japonesas anunciaron ayer el primer caso detectado de viruela del mono en el país: un residente de Tokio de unos 30 años que había regresado de Europa a mediados de julio. El hombre había desarrollado fatiga seguida de fiebre, sarpullido y dolor de cabeza, dijeron funcionarios del Ministerio de Salud a periodistas.

Actualmente está recibiendo tratamiento en el hospital y se encontraba «en condición estable», agregaron las autoridades, que se negaron a revelar más detalles sobre el paciente, incluida su nacionalidad.

El primer caso identificado de Japón se produce después de que su Ministerio de Relaciones Exteriores instara esta semana a los viajeros a tener precaución con respecto a la enfermedad. Las autoridades dijeron que se iniciaron estudios clínicos sobre el tratamiento y las medidas preventivas, y se administraron vacunas a los trabajadores médicos de primera línea en Tokio.

El número de casos en Asia sigue siendo bajo, pero los expertos dicen que la región podría experimentar un «aumento probable» en las próximas semanas.

«Al igual que el covid-19, las restricciones fronterizas y de viaje en realidad no detuvieron la propagación de la viruela del simio, solo la retrasaron. La enfermedad (continuará) propagándose a nivel mundial», dijo Khoo Yoong Khean, científico del Centro Duke-NUS para la preparación ante brotes en Singapur.

«Los casos en EE.UU. y Europa han aumentado rápidamente debido a los viajes, el comercio y el turismo. Es probable que veamos más casos de viruela del mono en Asia durante las próximas semanas o meses». Según Khoo, es solo cuestión de tiempo antes de que más países de Asia identifiquen casos de viruela del mono. «El problema real para los países de Asia ahora es si los sistemas y procesos de vigilancia y detección temprana son lo suficientemente sólidos para manejar los casos positivos cuando se presentan», dijo.

Pero advirtió contra las restricciones fronterizas. «Si bien (es algo) útil como medida provisional, no es sostenible y es algo que no muchos países pueden soportar nuevamente después de sus experiencias con la pandemia de covid-19», dijo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.