Senado dio media sanción ayer al proyecto de tenencia compartida

Lo aprobó por 18 votos en 31 legisladores y pasa a Diputados

Tras una votación nominal solicitada por la bancada de la oposición, la Cámara de Senadores dió la “media sanción” a la iniciativa de tenencia compartida, la cual pasó a Diputados para que prosiga el trámite, recibiendo 18 votos en 31. 

La votación se realizó tras la intervención del socialista Daniel Olesker, quien consideró que el proyecto es innecesario, acientífico -en la medida que no se respalda en evidencia empírica que lo respalde- al tiempo que genera incertidumbre en lo que hace al aumento de la violencia. 

Luego que la mesa promulgó el resultado de la votación nominal, la sesión duró unos minutos durante los cuales se votaron asuntos de trámites. 

Durante la votación de los temas referidos a licencias y suplencias, la barra -que contaron con presencia inusual- estalló en aplausos.

De inmediato, la vicepresidente Beatriz Argimón ordenó el desalojo de las barras. Sin embargo, la sesión terminó al poco tiempo en la medida que no quedaban más temas a tratar por lo cual se levantó la sesión. 

Hicieron uso de la palabra, los legisladores Graciela Bianchi (Herrerismo), Guillermo Domenech (Cabildo Abierto), Charles Carrera (609), Guido Manini Rios (Cabildo Abierto), Liliam Kechichian (Convocatoria Seregenista-Progresista), Pablo Lanz (Ciudadanos), Germán Coutinho (Lista 15), Eduardo Brenta (77), María Dolores Álvarez (Alianza Nacional), Silvia Nane (La Amplia), Mario Bergara (Convocatoria Seregenista-Progresista), Oscar Andrade (1001), Sandra Lazo (609), Carmen Sanguinetti (Ciudadanos), Amanda Della Ventura (77)), Juan Straneo (Herrerismo) y Daniel Olesker (90). 

En mayoría

La senadora herrerista Carmen Asiaín resumió para Diario La R su informe en mayoría, recomendando votar la iniciativa: “Los ejes centrales (pasan por) que (este proyecto) es por los niños”.

“Esta es una ley que viene de un reclamo popular; está enfocada en la gente. La sociedad cambia. Cuando hablo de los roles de padre y madre, hablo de la mayoría estadística, pero aplica a cómo esté conformada la familia: pareja del mismo sexo, adoptantes, lo que sea”.

Asiaín afirmó que “los roles cambian y, así como los padres tienen que cumplir en el hogar con las tareas, también con respecto a los hijos aún cuando se separen”.

“Esto se trata del derecho de los niños a mantener una vinculación con ambos padres, porque así lo consagran las convenciones internacionales, a pesar de la separación”, añadió la legisladora.

Según Asiaín, la iniciativa se redactó para “casos de relaciones sanas”, ya que para “los casos que no son relaciones sanas, el juez mantiene todas las potestades para determinar todas las medidas cautelares que entienda pertinentes”.

-Han acusado al proyecto de ser innecesario y adultocéntrico…

-”Se ha creado con este proyecto un relato en una nube que no tiene nada que ver con el texto. Una abogada fue a una conferencia y dijo: ¡Ay; qué horror éste proyecto! Cuando leyó el articulado dijo que no tenía nada que ver con lo que se decía del texto”, narró Asaín.

“Vayan al texto y señalen dónde se dice que se obliga a los niños víctimas de violencia a vivir (con el progenitor que lo agrede)”, reclamó la senadora.. 

“Se plantea que el juez deberá siempre evaluar y fijar tenencia, visitas y lo que sea siempre el interés superior del menor, escuchándolo y escuchando a su defensor (teniendo) informes de perito”, afirmó Asiaín.

“Todo lo que se dice es un imaginario que no está en el texto”, sentenció. 

En minoría

El informe en minoría, planteando no votar el proyecto, fue presentado por el senador seregnista José Carlos Mahía, quien dijo que con “esta ley, de título “marketinero”, quienes más pierden son los que precisamente más hay que proteger: nuestros niños, niñas y adolescentes”.

Mahía consideró que el texto tuvo un “tratamiento express” en comisión: “Todo “a marcha camión“ en un trámite parlamentario que se caracterizó (..) por no recibir ninguna opinión, salvo la del INAU, que fue una de las solicitudes que hicimos desde la Bancada del Frente Amplio y la única que aceptó la coalición que es mayoría”, en el grupo parlamentario.

“Lo que se está llevando adelante son modificaciones al Código de la Niñez y la Adolescencia, Código aprobado en el año 2004, luego de un largo debate que supuso el consenso de los actores de la sociedad civil involucrados en los temas denominados en otra época, de los “menores””, añadió el parlamentario.

“Este proyecto que hoy estamos considerando va exactamente por el camino contrario, se trabajó sobre la base de un acuerdo a la interna del gobierno, un acuerdo cerrado y que cuando llegó no sé escuchó a casi nadie, votándose, como ya vimos en forma rápida: la coalición de gobierno sólo se miró a sí misma”.

La iniciativa, siempre según el informe de Mahía, “trata en realidad sobre “tenencia compartida” y corresponsabilidad que ya existen y funcionan. Se busca modificar un sistema que en general funciona y que ha sido elogiado en foros jurídicos y también políticos internacionales”.

“Como señaló en Comisión nuestra compañera Silvia Nane, cuando accedió a información pública respecto del alcance de los proyectos originales en su aplicación, o sea, en cuantas situaciones a las que los proyectos aludían, la Suprema Corte de Justicia respondió que no hay registro de la cantidad de tenencias que fueron entregadas a las madres, o de las visitas negadas a los padres”.

Para Mahía, “el proyecto tiene una concepción conservadora, si uno escucha a algunos legisladores que defienden estas posiciones diríamos que son concepciones medievales, que reivindican un solo modelo familiar, desconociendo la realidad de nuestra sociedad y las múltiples formas de familia que existen, les gusten o no a quienes las impulsan (incluyendo algunas organizaciones que viene realizando lobbys muy radicalizados)”.

Asimismo, agregó que tiene “una concepción “adultocéntrica” ya que pone el derecho de los progenitores por encima al derecho de la niña, niño o adolescente a los derechos al momento de definir la tenencia. Es claro que en este proyecto los niños, niñas y adolescentes son considerados como “objeto de protección” y no como sujetos de derechos”.

1 Comentario

  1. EL FAPIT y Mahia no deberían quejarse de que un proyecto se trató con rapidez, cuando durante 15 años ellos votaban todo a carpeta cerrada, mano de yeso y sin discusión ninguna, hasta las rendiciones de cuenta, nunca recibieron ni escucharon a nadie. Pero si les dan bola el proyecto se trata en el 2024

Deja una respuesta

Your email address will not be published.