Suárez alcanzó a Muslera y Cavani como segundo jugador con más partidos con Uruguay

Con el partido de este viernes ante Irán, Suárez llegó a 133 compromisos con la Celeste y solo tiene a Godín por delante.

Luis Suárez
Foto: EFE

Fuera de lo que fue la amarga derrota sufrida por Uruguay ante Irán este viernes, uno de los datos más resaltantes de compromiso tiene que ver con su máximo goleador histórico: Luis Suárez.

Con la cinta de capitán puesta, el “pistolero”, de 35 años de edad, llegó con este partido a 133 encuentros disputados con la selección “Celeste” e igualó al guardameta Fernando Muslera y a su socio en ataque Edinson Cavani como el segundo jugador que más veces se puso la camiseta de la selección por partidos oficiales. Suárez alcanza este récord a 15 años de su primer partido con la selección, disputado el 7 de febrero de 2007 en un amistoso ante Colombia.

En la lista solo tienen a una persona que lo supera en cantidad de presencias: Diego Godín. El “Faraón”, que no está convocado para esta doble jornada amistosa debido a una lesión, se mantiene lejos en la punta, con 159 compromisos.

El nombre y apellido de Luis Suárez está totalmente ligado con el color celeste, pues además de acumular un gran número  de presencias es el goleador histórico de selección con 68 tantos. Asimismo, es el vigente máximo anotador en la historia de las Eliminatorias Sudamericanas, con 29 goles.

Probablemente el martes ante Canadá “Lucho” se tome el segundo lugar de la lista de manera solitaria. Esto debido a que Cavani no está en convocatoria, puesto que se pone a punto físico con su equipo, el Valencia de España.

Con respecto a Muslera, que sí está convocado, por ahora perdió el “mano a mano” con el guardameta Sergio Rochet, por lo que en los últimos partidos estuvo en el banco de suplente, mientras que el golero de Nacional se adueñó del pórtico uruguayo.

Jugó con una pequeña fisura

Ante la ausencia de Godín, Suárez portó la cinta de capitán en uno de sus brazos ante Irán. Sin embargo, la banda amarilla que llevó puesta en su brazo izquierdo no llamó tanto la atención como la cinta café que llevó en sus manos y que se hizo notoria al momento del sorteo entre capitanes.

La razón por la que el “pistolero” debió jugar con tres de sus dedos derechos vendados tiene que ver con el último partido oficial que el salteño disputó con Nacional, ante River en el Parque Saroldi.

De acuerdo con Ovación, en una jugada de partido el atacante forcejeó con un rival y cayó al suelo, lesionándose los dedos de la mano.

La afección no pasó a mayores y se trató solo de una pequeña fisura. Sin embargo, requirió de un vendaje para brindarle protección en estos compromisos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.