ARCHIVOS DEL EXILIO NO. 44

¿Trabajo u hogar?La Washington Office on Latin America (WOLA)

¿Cómo explicar lo que fue sino lo que sigue siendo la WOLA en mi vida? Durante tiempo yo mismo me compré el buzón de que era el más importante y duradero de los trabajos que tuve en Washington. Pero no era una relación laboral. Es más durante mucho tiempo trabajaba de cualquier cosa para sobrevivir (hasta sereno nocturno del BID), con tal de tener el día libre para echar raíz en la WOLA.

Hoy es una de las ONGs más importantes de EEUU sin duda la más importante en Washington. También ha cambiado su naturaleza, en tanto y cuanto han cambiado los tiempos en que vivimos. En los 70, la WOLA había sido fundada para “monitorear la política exterior de EEUU hacia la región”. Con un eje fundamental de denunciar las violaciones de derechos humanos y el apoyo de EEUU, a los regímenes militares.

¿Cómo los conozco?

En el 74 vista Buenos Aires, el obispo Metodista James Armstrong de Dakota del Sur. Se entrevistó con Zelmar Michelini quien nos recomendó al viejo y a mi conocerlo. Se alojaba en el Plaza y allí fuimos. Fue, por ejemplo la primer persona que nos hablo de Jimmy Carter como próximo Presiente de EEUU, cuando, por lo menos internacionalmente no se manejaba su nombre.

Le contamos a Armstrong que estábamos planeando un viaje a Washington y nos recomendó enfáticamente incluirlos en la agenda. 

Luego la vida hizo la suyo para que el viaje no fuera lo rápido que queríamos. En el 74, el paréntesis del Perú. En el 75 voy preso en Uruguay y el viaje comienza, como hemos dicho luego de que, recuperada la libertad, me pudiera juntar nuevamente con mis padres. Yo creí que el viaje iba a hacer que mi estadía fuera del país, se volviera más larga que de costumbre. Pero en rigor, nunca pude volver. 

Como ya hemos comentado, había decidido regresar el 18 de mayo. Es más el 17 de noche estuve con Zelmar y Toba (Gutierrez Ruiz). Las madrugada los secuestran. Pospongo mi regreso hasta que “aparezcan” y tras despedir sus restos, cuando quise acordar, casi sin darme cuenta terminé asilado en la Embajada de Austria. Y ya no volví, hasta el “Operativo Regreso” en junio de 1984.

Así es la vida.

El mismo día que llego a Buenos Aires tras haber estado preso e interrogado por el Inspector Castiglioni, de triste memoria, hicimos nuestro viaje. Venezuela, México y EEUU. Como contamos en el capítulo correspondiente, México fue clave por México mismo y por EEUU. Estuvimos con el Presidente Luis Echeverría Alvarez y en un seminario en Oaxtepec.

En el Seminario estaba muestro compatriota y amigo Enrique Iglesias, Orlando Letelier de Chile (asesinado en el 76 en EEUU) y Mark Schneider Jefe del Staff del Senador Edward Kennedy. Entre los tres nos ayudaron a armar, lo que teníamos menos trabajo: la vista a Washington.

Allí vimos a Kennedy, a los Senadores Mc. Govern, Church, Abourezk, al Congresista Koch, luego autor de la ley que cortó la ayuda militar a Uruguay. Pocos días, porque se venía fin de año: la más provechosa de las escalas.

Por recomendación del Obispo metodista. de todos los que nos ayudaron desde Mexico y todos los legisladores visitados tuvimos la reunión con WOLA. ¿Qué era?

Un incipiente esfuerzo auspiciado por un amplio abanico ecuménico, que iba de la Conferencia Católica de EEUU, el Consejo Nacional de Iglesias (protestantes), la Liga Anti Difamatoria de la B´nai Brith (judía), y en nombre propio muchas denominaciones protestantes que integraban también el Consejo de Iglesias) como los Metodistas, Bautistas, Episcopales, etc. 

Su Director era un joven Pastor Metodista, Rev. Joe Eldridge que estaba en Chile cuando el Golpe de Pinochet y el co director, William Brown era un empresario retirado.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.